viernes, 28 de abril de 2017

Moción de censura no, gracias

Podemos, en rueda de prensa, anunciado su moción.
Que hemos vivido un período triste desde el punto de vista político y que aun lo seguimos viviendo, no es ya ninguna novedad. La corrupción se ha extendido por España como una mancha de aceite. Desde todas las esferas de poder, ya sean locales, regionales o nacionales; el robo, la mordida o el cohecho, han sido prácticas habituales de muchos políticos que acudieron al enriquecimiento fácil y cobarde a través del desempeño de sus cargos públicos. Ministros como Jaume Mata, alcaldes como Jesús Sepúlveda o presidentes regionales como Ignacio González, utilizaron todas las potestades que sus puestos les proveían, para su propio beneficio. Recalificaciones, adjudicaciones, compras o cualquier otro acto administrativo donde hubiese dinero, les servía para distraer una parte del mismo y pasar a engrosar sus cuentas corrientes en España o en el extranjero. Creando para ello entramados empresariales que les permitían ocultar en un principio la verdadera titularidad del botín.
Sería inocente pensar que esto solo ha ocurrido ahora, es decir, en los últimos 15 o 20 años. La corrupción siempre ha existido. Lo que ha ocurrido ahora y principalmente tras la introducción del euro, es que las cantidades sustraídas son astronómicas. Multiplicar nuestra moneda por más de 166 tuvo un efecto psicológico tremendo. Pasabas de hablar de 10 millones de pesetas a sesenta mil euros, nada, una bagatela. Y la cosa fue creciendo y creciendo…de tal manera que, el millón de euros era ya la mordida habitual, a poco que el cargo público manejase o dispusiese de presupuestos que años atrás eran impensables.
Que la corrupción no distingue de partidos políticos también es otra obviedad. Lo importante es el poder, teniendo poder el resto era “coser y cantar”. Y así, el Partido Popular, el PSOE o CiU, partidos de gobierno, bien nacional, autonómico o local, han sido los que más han metido mano en la caja. El resto, sencillamente no podían, no manejaban presupuestos ni tenían poder de decisión, aunque algún caso aislado también ha habido.
Que además la corrupción va ligada a la altura moral de la persona es también algo simple y que el corrupto siempre encuentra justificada su acción por su “bajo sueldo” y el “gran esfuerzo” que hace por el interés general es otra realidad.

Así con estos ingredientes se convirtió la corrupción en España en un problema de Estado. Su influencia sobre los precios, el empleo y la economía en general, ha sido desgarradora.

¿Soluciones?
Bueno, la moción de censura que plantea Podemos, no lo es, sino se corrigen antes otros factores que eviten el dispendio de los caudales públicos. Además este partido tuvo su oportunidad en 2015, tras las elecciones de diciembre, de haber influido y colaborado en la formación de gobierno, pero prefirió seguir con la vista puesta en una improbable ascensión de votos que tras juntarse con el partido comunista se convirtió en una detracción de votos, que aún no ha acabado. Ahora pretende nuevamente rentabilizar la corrupción a sus intereses, sin aportar medidas para corregirla.
Para mí la solución pasa por conjugar varios verbos:
Retribuir, denunciar, instruir, juzgar y condenarTodo ello con la máxima celeridad posible sin dejar que pasen los años y los años, apelando una complejidad inexistente. Con medios suficientes y adecuados, no hay complejidad.
Es decir, lo primero retribuir a los cargos públicos con sueldos o salarios acorde a los tiempos que corren, y similares a los que se dan en el sector privado. Un alcalde de una ciudad como Madrid, no puede tener un sueldo de 90.000 €. La tentación es muy grande. Además hay que atraer a los mejores para lo público, en ello nos va la prosperidad y el bienestar como nación.
Que funcionarios y ciudadanos estamos obligados a denunciar cuando veamos prácticas ilícitas, al igual que policía, fiscales y jueces están obligados a dar curso e investigar las denuncias, es algo básico para que la ejemplaridad y el orden sean los referentes de nuestros cargos públicos. Instruir aquellas denuncias con evidentes indicios de criminalidad, para juzgar y condenar a sus autores, con penas muy duras que incluyan la desposesión de todo bien del condenado hasta que se restituya el total de lo robado.
No podemos permitirnos que los denunciantes de corrupción sean las víctimas, que mandos policiales paren investigaciones, que fiscales den órdenes contrarias a lo que dictan las leyes o que jueces archiven casos cuyos indicios son evidentes. ¡Así No!

domingo, 23 de abril de 2017

LA TRAMA

Hace unos días otro autobús comenzó su gira por Madrid. En esta ocasión, curiosamente, bendecido por los permisos municipales que veían todo en regla y lo que es peor, sin que la fiscalía viera ningún delito en ello a pesar de denunciar a personas que nunca se han visto imputadas o investigadas por casos de corrupción; José Mª Aznar, Felipe González o Eduardo Inda, entre otros, por muchos recelos que haya. Toda una vulneración del derecho al honor que nuestras leyes reflejan de forma expresa:

“Conforme al artículo dieciocho, uno, de la Constitución, los derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen tienen el rango de fundamentales, y hasta tal punto aparecen realzados en el texto constitucional que el artículo veinte, cuatro, dispone que el respeto de tales derechos constituya un límite al ejercicio de las libertades de expresión que el propio precepto reconoce y protege con el mismo carácter de fundamentales. Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo

Y justo en estos días se ha desarrollado una operación por la U.C.O de la Guardia Civil que ha culminado con la detención e ingreso en prisión incondicional del que fue presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid entre 2012 y 2015, Ignacio González, mano derecha durante 20 años de Esperanza Aguirre que ha visto así como otro de sus más íntimos colaboradores era acusado de prácticas corruptas en beneficio propio.

Hace unos años, me llamó poderosamente la atención un artículo escrito en
L. Bernaldo de Quirós
ABC por Lorenzo Bernardo de Quirós, en el que defendía o mejor dicho distinguía entre el corrupto y el corruptor, de forma que apelaba a la necesidad que podría tener un empresario para pagar “mordidas” al político de turno si quería mantener su empresa a flote y consecuentemente el empleo. Algo que te hacía entrar en una difícil dicotomía, pues se trataba de establecer quien era el corrupto y quien el corruptor.

¿Es siempre el empresario el que tienta al político con dinero y prebendas ablandando la voluntad y la honestidad de este? o ¿es el político el que obliga al empresario a pagar una comisión si quiere ser proveedor o contratista de las AA.PP.?

I. González, expresidente CAM detenido
Como verán la cuestión no es fácil de determinar. Para mí que existen los dos tipos: Políticos que desarrollan su carrera para medrar y enriquecerse fácil y cobárdemente con los caudales públicos, extorsionando a los empresarios y empresarios que sobornan a los políticos de conciencia y principios débiles para obtener réditos de una forma fácil y sencilla.

En ambos supuestos el uno sin el otro nunca sobreviviría y en consecuencia debería ser el actor pasivo -político o empresario- el que denunciara estas tramas para acabar con ellas de forma radical.

Algo que mientras no ocurra no nos dejará pensar que hay víctimas de la corrupción más allá de los ciudadanos que con sus tasas e impuestos sostienen los presupuestos públicos.

Por ello solo con el compromiso de las personas honestas – la inmensa mayoría- se puede acabar con esta lacra que desde los años 80 se ha apoderado de nuestra economía, alcanzando su cénit entre 2000 y 2008, y que ha causado un tremendo daño al bienestar general de los españoles, al empleo y a la credibilidad de su sistema político. 

sábado, 22 de abril de 2017

El triunfo de los mediocres

A continuación me permito reproducir una magnífico, sincero y serio artículo de Antonio Fraguas “Forges” (*) publicado en “Noticiero Universal” el martes 7 de marzo de este año:
Antonio Fraguas, "forges"

«Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.
Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.
Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. 
Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.
Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.
Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.
Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.
Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia».
ü     Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.
ü     Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.
ü     Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
ü     Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.
ü     Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
ü     Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.
ü     Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.
ü     Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.
ü     Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.
ü     Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.
ü     Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.


(Pinche en el enlace y descubra quien es el verdadero autor del artículo)

jueves, 13 de abril de 2017

Juegos de guerra


En octubre de 1929, la bolsa de EE.UU. sufrió una caída impresionante, diez años después un loco que dirigía Alemania invadió Polonia y empezaba así lo que se conoció como II Guerra Mundial. Por un lado el bloque aliado; liderado por EE.UU., Rusia, Francia e Inglaterra. Por el otro, el conocido como pacto tripartito; Alemania, Japón e Italia. Duró casi 6 años, dejó millones de vidas humanas y ciudades destruidas.
Han pasado desde entonces muchos años, más de 70, el mundo ha cambiado superando aquella tragedia y la sociedad ha mejorado su bienestar de forma exponencial.
Durante estos años ha habido guerras, conflictos, amenazas, crisis…pero creo que ninguna con la cantidad de catalizadores que hoy se manifiestan. Por un lado la reciente crisis financiera que estalló en 2008, que aún no ha encontrado un camino adecuado para remontarla de forma contundente. Por otro, la cada vez más evidente pérdida de valores en la sociedad occidental, donde la codicia se ha impuesto como referente de los negocios con su consecuencia en el mundo laboral, con un reparto no proporcional de la riqueza generada y muchos de los derechos que tantos años costaron y sufrimiento causaron, se han visto cercenados en los últimos tiempos.
Todo un paso atrás. Tampoco podemos olvidar la mediocridad de los líderes políticos contemporáneos, que hoy son mayoría. Ni son ejemplares ni aciertan en sus decisiones. Si a esto añadimos la fuerte escalada del conocido como terrorismo yihadista, que está sembrando el terror en muchas ciudades, donde los atentados se realizan ya con medios al alcance de cualquiera, es obvio que estamos ante una situación excepcional que requiere de grandes dosis de inteligencia, mucha templanza y la toma de decisiones muy meditadas.
Recientemente, ante un ataque del ejército sirio con armas químicas a una base de rebeldes, EE.UU. ha respondido de forma inmediata con un ataque en toda regla a posiciones del ejército sirio. Se ha saltado todas las normas y ha bastado la orden presidencial para desencadenar el ataque. Algo que no se hizo ante un hecho similar en 2013. La reacción internacional ha sido dispar. Por un lado el apoyo de los llamados países occidentales, por otro la crítica, censura y advertencia de Rusia y China, ante la escalada bélica que ello supone, de que EE.UU. no puede tomarse la justicia por su mano. Mientras en plena escalada de tensión, EE.UU. desplaza un convoy de guerra liderado por el portaaviones ´USS Carl Vinson´ a la península de Corea, otro foco de tensión ya legendario. Y donde parece que en estos días se quiere hacer una prueba con un misil intercontinental que supone una amenaza directa a los EE.UU., entre otros países.

Tampoco debemos de olvidar que países como Iraq, Libia, Afganistán, Irán, Turquía, Israel, Palestina, Cuba o Venezuela, entre otros, siguen siendo foco de tensión, representando potenciales polvorines que pueden explotar en cualquier momento. Por ello, insisto, que los actuales líderes de las grandes potencias, no pueden dejarse llevar por arrebatos, fobias personales o cualquier otra circunstancia perversa, cuando de la paz y del futuro de la humanidad se trata.  

lunes, 20 de febrero de 2017

LA SENTENCIA



Los acusados en el banquillo
Tras varios años de investigación e instrucción el caso Nóos ha llegado a su etapa final. Ahora solo queda ver como prospera o no el recurso ante el Tribunal Supremo. Sentencia que no por esperada ha dejado de sorprender.
Los dos principales autores, Iñaki Urdangarín y Diego Torres, han sido condenados a varios años de cárcel, absolviendo a las esposas de estos. Si bien el fiscal solo veía inocente a la infanta, que al final ha sido solo condenada a reintegrar  265.088 €, por lo que le devolverán la diferencia entre lo depositado en diciembre de 2014 y la sanción impuesta, unos 372.000 €.
Todo parece indicar que tanto Urdangarín como Torres no ingresarán en prisión. El fiscal duda entre hacer la petición o no. Tampoco parece muy lógico pedir ahora el ingreso en prisión si antes no se hizo porque no había riesgo de fuga. ¿Lo hay ahora?
Polémica portada de un diario de Navarra
En su artículo en EL ESPAÑOL, el ex-juez (hoy en excedencia) Javier Gómez de Liaño, hace una serie de reflexiones que sin decantarse por ningún supuesto; defiende la rectitud, preparación y comportamiento de las tres magistradas, considera que una absolución en asuntos como éste es siempre un error y tacha de “confabulación de abogados sin escrúpulos” la actuación de Manos Limpias. Son opiniones, sin duda, de un profundo conocedor del Derecho y persona poco sospechosa de defender intereses ocultos.
Pero somos muchos, sin tal conocimiento profundo del Derecho, los que nos dejamos llevar por una serie de hechos probados, que de haber sido otro u otra quien los hubiera realizado, no habría tenido la llamada "pena del telediario" y sí hubiera sido condenado o condenada de forma más dura o contundente.
Y aquí es donde vuelve a tomar mucho sentido aquella frase pronunciada por quien hoy preside el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, “Las leyes están hechas para los robagallinas”.
Pedro J. Ramírez en "Es la mañana"
Esta mañana escuchaba en la radio a un periodista como Pedro J. Ramírez que también se ponía de perfil ante la sentencia y daba todo el valor al hecho de que se había juzgado a una infanta de España, en la línea de lo que también opinaba otro periodista, siempre alineado con las tesis oficialistas. Muy al contrario de lo que argumentaba el director del programa, Federico Jiménez Losantos, siempre vociferante y en ocasiones faltón, pero a veces con más razón que un santo.
Para mi, así como para muchos españoles que no somos de Podemos ni de Izquierda Unida, creo que no se ha llegado al lugar donde se tenía que haber llegado, que no es otro que la condena de la infanta como colaboradora necesaria y por lucrarse del dinero público obtenido con premeditación, alevosía y engaño.
Sí, es un tema delicado, pero una sociedad de más de 45 millones de habitantes necesita una justicia equitativa y ejemplarizante. Y pienso que no la ha habido.


domingo, 12 de febrero de 2017

Nada nuevo bajo el sol



A pocas horas de la clausura de los dos congresos celebrados esta semana, #EspañaAdelante y #VistaAlegre2, no ha habido ninguna sorpresa destacable más allá de alguna anécdota como la ocurrida con la ponencia presentada en el 18 Congreso del Partido Popular, que con una abstención de casi el 80%, perdió la votación la propuesta presentada en cuanto a que fueran incompatibles los cargos en el gobierno y en el partido. Solo se contabilizaron 639 votos de 3.128 compromisarios y ganó por la mínima la opción del “Sí”. Así María Dolores de Cospedal es confirmada como Secretaria General del partido y sigue de ministra de Defensa. Eso sí, con un Martínez-Maillo que “sigue a la rueda” como responsable del día a día y difumina en parte el papel de Cospedal.
Muy diferente a lo ocurrido con la votación sobre la continuidad de Rajoy donde se contabilizaron 2.645 votos con un 96,95% de votos afirmativos: Mariano Rajoy es reelegido como presidente del Partido Popular.
En el congreso de Podemos, Pablo Iglesias se impone a Iñigo Errejón, tanto en las votaciones a la secretaría general como en las ideas políticas a desarrollar. Con unos resultados que se preveían dar sobre las 14:00 horas del domingo, la filtración de estos ha hecho adelantar la publicación de los mismos: 37 asientos para Iglesias versus 23 para Errejón.
En definitiva, España sigue anclada por un lado al inmovilismo de Rajoy, al no hacer nada nuevo y a dejar que las cosas vayan solas. Y por otra parte, las teorías que ganan en Podemos, nos devuelven atrás en el tiempo, a soluciones inexistentes que solo se pueden plantear desde la demagogia y el desconocimiento más absoluto de la realidad.
Ahora bien, con esto no trato de echar la culpa a otros, los verdaderos culpables o responsables de lo que está ocurriendo somos nosotros, los españoles, que acomodados en un aparente bienestar, estamos sembrando las semillas de un futuro incierto, de una sociedad paralizada, que no ve más allá de su ventana. Nos hemos polarizado entre lo malo conocido y la demagogia populista. ¡Tremendo!.

viernes, 3 de febrero de 2017

Conociendo a Donald Trump


Donald Trump, 45º presidente de EE.UU
Hoy traigo a mi blog un  interesante hilo publicado en twitter.
@ManhattanManOne: Sigo pensando que falta una reflexión reposada sobre las características de esta presidencia norteamericana. A continuación un par de notas:
1. Trump no es un hombre empresario: es un hombre de negocios, cuya principal habilidad es negociar y llegar a acuerdos ('deals').
2. En su filosofía (enmarcada en el pensamiento protestante norteamericano) 'ganar' (ser un "winner") es resultado de hacer las cosas bien.
3. Por eso todo se ha rodeado de personas indiscutiblemente 'ganadoras' ya sea en la comunicación, los negocios o el ejército.
4. Para #Trump ganar es sinónimo de 'salirse con la suya'. Es lo que lleva haciendo toda la vida y hasta ahora le ha salido bastante bien.
5. Estamos hablando de un gran negociador, que entiende la diplomacia sólo desde esa óptica de negociación, en la que se siente muy seguro.
6. Por eso entiende las negociaciones en términos bilaterales y no cree en el multilateralismo de la ONU, la UE o los Tratados Comerciales.
7. Derivado de la lógica anterior, no duden que su prioridad es que los americanos (particularmente las clases medias) salgan ganando.
8. Trump sabe que el partido demócrata, (volcado en sus políticas identitarias excluyentes) ha olvidado por completo a la clase trabajadora.
9. Y que los republicanos (acobardados por el poder de los medios y su agenda cultural progresista) ha abandonado los problemas reales.
10. De ahí que sea prioritario desmontar el aparato informativo de las élites americanas de ambas costas y sus informaciones sesgadas.
11. Cosa que ya ha logrado en primera instancia en la campaña electoral derrotándolos a todos y dejándoles en ridículo.
12. Para la labor de demolición de los media cuenta con otro Winner absoluto como Steve Bannon, creador de un imperio de contra-información
Antonio Camuñas, es @ManhattanManOne
13. Bannon sabe lo que los #MaintreaMedia se niegan a aceptar. Que en el nuevo escenario digital su monopolio de influencia ha terminado.
14. Por eso #Trump se ha permitido despreciarles desde el principio y jamás les ha otorgado ningún crédito, haciendo patente la realidad.
15. Y les puentea con Twitter y Facebook o dando entrada en las ruedas de prensa presidenciales a bloggers y medios locales vía Skype
16. Creo que la batalla de los medios la está ganando por goleada. El mejor termómetro para ello es la incontenible rabia y el odio de estos.
17. De igual manera, creo que la sociedad cada vez se ve menos representada por las celebrities y los activistas que claman en su contra.
18. Le harán todos los boicots imaginables, pero acabarán resultando cansinos y -a la postre- ellos serán un grupo más de 'perdedores'.
19. Empiezo a dudar si -de encontrarse algún asunto motivo de escándalo real- sea tenido en cuenta como tal por el 'cansancio' acumulado.
20. En próximos hilos iremos viendo los diferentes retos a los que se enfrenta esta administración (intentando siempre aplicar su lógica).

domingo, 29 de enero de 2017

Donald Trump o la precipitación de POTUS



El presidente Donald Trump firmando
Potus responde a las siglas en inglés de “President Of The United States”, y se corresponde con el usuario en Twitter del presidente norteamericano, @Potus, muy activo en las redes sociales.
El pasado día 20 de enero juró su cargo y empezó a firmar órdenes ejecutivas como si se tratara de un fábrica de churros. Provocó y humilló al presidente de México Enrique Peña Nieto, suspendiéndose la entrevista que tenían prevista en La Casa Blanca.
Recibió el viernes a Theresa May, primera ministra de U.K, y habló por teléfono con Merkel (Alemania), Putín (Rusia) y Malcolm Turnbull (Australia). Nuestro primer ministro, Mariano Rajoy, no tiene previsto hablar ni reunirse próximamente con él.

Manifestaciones en aeropuertos de USA
Ha pedido a los expertos militares que le presenten un plan en treinta días para acabar con el ISIS (Estado Islámico), ha dado instrucciones para recortar la financiación del conocido ObamaCare (programa de sanidad y salud del presidente Obama), pretende lanzar un programa de infraestructuras de $550 mil millones…pero quizás sin duda la medida más polémica hasta ahora ha sido la prohibición de entrada en Estados Unidos de ciudadanos de 7 países musulmanes; Libia, Irán, Iraq, Somalia, Sudan, Yemen y Siria. No importa que tengan visado, incluso residencia permanente -Green Card-, en los aeropuertos norteamericanos la policía impide el acceso y los devuelve a su país de origen. Lo que viene a suponer una absoluta inseguridad jurídica en un estado que tenemos considerado como la primera democracia del mundo.

Hoy el diario “El Mundo” publica una noticia que dice: “La jueza Ann Donnelly, de Brooklyn, en Nueva York, ha accedido a la petición de la Asociación de Defensa de los Derechos Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés) de suspender con carácter cautelar las deportaciones de personas procedentes de Libia, Irán, Irak, Siria, Sudán, Somalia, y Yemen que llegan a EEUU decretada por el presidente de ese país, Donald Trump, el viernes.”

Pilar García de la Granja, corresponsal de Tele5 en EE.UU
Vamos, que no podía ser de otra manera. Lo que nos avanza un largo camino judicial en la aplicación de esta medida. Algo que se podía haber hecho sin tanta premura, más calmado y sobre todo garantizando derechos adquiridos que es lo que debe de hacer cualquier estado que se considera democrático, justo y moderno.
En definitiva, estoy empezando a dudar si el señor Donald Trump tiene bien “la azotea” o ha confundido EE.UU. con su hotel.

domingo, 22 de enero de 2017

2017, el año de los congresos



Logo del Partido Popular para su 18º Congreso
Este año asistiremos a los congresos convocados por las cuatro fuerzas políticas más votadas en las últimas elecciones generales: Partido Popular, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Todos tienen fecha, o casi, para su celebración.
La formación naranja celebrará el 4 y el 5 de febrero su cónclave con el fin de rediseñar su estructura y convertirse en un partido de gobierno. Carolina Punset y el colectivo madrileño Transparencia, parecen ser las dos únicas alternativas al liderazgo de Albert Rivera. Pero la decisión de Albert Rivera, previa aprobación del consejo general, de que se vote a un líder y después a su ejecutiva en bloque, y no dirigente a dirigente como era habitual en Ciudadanos, reduce al mínimo las opciones de un candidato alternativo.
Albert y Carolina
En este congreso, Ciudadanos deberá de buscar su verdadera identidad. No se puede pactar con el PSOE, para después apoyar al Partido Popular. Ni tampoco se puede llegar a un acuerdo con el Partido Popular, y que este una vez conseguidos los objetivos –investidura de Rajoy- se olvide de todo aquello que le interesa y ninguneé a Ciudadanos.

En las mismas fechas; 10, 11 y 12 de febrero, coincidirán los congresos del Partido Popular y de Podemos. Así lo han decidido sus líderes, Rajoy e Iglesias.
Rajoy y Aznar
El congreso del PP tendrá a Luisa Fernanda Rudi como presidenta del comité organizador y a Cristina Cifuentes de presidenta del cónclave. Un congreso en el que los militantes no tendrán voz y solo a través de los compromisarios se expresará el sentir del partido: Mariano Rajoy será nuevamente confirmado como líder único e indiscutible del Partido Popular. Con lo que se convertirá en el presidente más duradero de la historia del partido. Tal que su anterior presidente y hasta hace poco presidente honorífico, José María Aznar, ha dimitido de su cargo y ha roto los puentes con el sector oficialista. Sin que sepamos aún ciertamente si presentará una alternativa. Pronto lo veremos.

Iñigo y Pablo
En Podemos, también llega calentito el congreso. Las dos corrientes más significativas, encabezadas por Iñigo Errejón y por Pablo Iglesias se batirán por dos modelos de partido diferente. El primero, Iñigo, más comedido e intelectual que Iglesias, apuesta por un partido con personalidad propia, que recoja las inquietudes de la juventud que se reflejaron el 15M y que sea desde las instituciones-Congreso y Senado-desde donde se impulsen los cambios necesarios. Por el contrario, Iglesias, más proclive a dar a los comunistas un protagonismo que nunca han tenido en los últimos cuarenta años, pretende también desde las movilizaciones callejeras imponer su visión política. Vista Alegre II, así se llamará el congreso, nos sacará de dudas.

Patxi, Susana y Pedro
Y ya por último el PSOE celebrará su XXXIX Congreso Federal los próximos días 17 y 18 de junio. Ello, tras haber convocado unas primarias para el mes de mayo, donde elegirán a su próximo secretario general, tras haber defenestrado a Pedro Sánchez, por su negativa a facilitar la investidura de Rajoy, haciéndose eco de lo que militantes y votantes del partido manifestaban sin duda alguna. Un golpe de mano de Felipe González, secundado por algunos de los barones más relevantes: E. García-Page, J. Lambán, X. Puig, G. Fernández Vara o Susana Díaz, la candidata entonces del aparato, acabaron con el mandato de Sánchez Castejón. Después, las traiciones de A. Hernando, C. Luena u O. López, y la más reciente de Patxi López y otros dirigentes, han puesto en la picota la candidatura tanto de Pedro Sánchez como de Susana Díaz, "NiSuNiSA" parece que dijo algún peso pesado del aparato. Todo un vodevil, cuyo desenlace no veremos hasta junio.

Un calendario que nos traerá, sin duda alguna, un sinfín de dimes y diretes propio de esta clase política tan mediocre y nefasta que nos ha tocado vivir.

sábado, 21 de enero de 2017

La cláusula suelo



Una reciente noticia en el diario Cinco Días sobre la licitud de la cláusula suelo que recoge una sentencia de la Audiencia de Sevilla, me hizo recordar un reciente artículo de Opinión, publicado en EL ESPAÑOL, que reproduzco a continuación:



Creo que existen muchas practicas bancarias de dudosa moralidad, por no decir ilegalidad; el cobro usurero de tipos de interés superiores al 20% en los créditos con tarjeta, la inclusión de seguros y comisiones exageradas para la concesión de préstamos, los diferenciales aplicados junto con las comisiones en el cambio de moneda extranjera o las comisiones desproporcionadas por obtener efectivo en cajeros de otra red. Por citar algunos de los que ahora me vienen al pensamiento. O que decir de esos créditos hipotecarios fraudulentos que se otorgaron con tasaciones de la vivienda que superaban en mucho su valor racional, concedidas a cuarenta años y que además se hacía por encima del 100% de su valor. Práctica esta que debería haber supuesto la intervención de la fiscalía por un presunto delito de estafa continuado, donde se engañó a gente trabajadora y humilde cuya ilusión de tener una vivienda en propiedad cegaba su capacidad de análisis.
Pero justo, el politizado y judicializado interés mínimo en la concesión de hipotecas a tipo variable, conocido como cláusula suelo, me parece que es algo; lógico, normal y de razón comercial.
Me han parecido una aberración jurídica las sentencias que han llevado a la decisión de que las entidades devuelvan el interés cobrado por aplicación de esos mínimos. Mínimos que estaban situados en tipos entre el 2% y 3% que no parece sean unos intereses desproporcionados, aunque hayamos vivido, o sigamos viviendo, esa irracionalidad de que el dinero no tiene coste, propiciado por los principales bancos centrales del mundo, desde Japón a EE.UU., pasando por Europa. Y que ha llevado a una inundación de billetes a las diferentes economías con objeto de reequilibrar la masa monetaria y hacer frente a la virtualidad del dinero creado al amparo de la burbuja financiera e inmobiliaria de los primeros años del siglo XXI. Todo ello con una deuda mundial que supera ya el 320% del PIB.
Y es que la economía financiera sí se ha convertido en un monstruo capaz de devorar a la economía más solvente del mundo.