sábado, 30 de septiembre de 2017

“Independence day”



Como en aquella película de ciencia ficción de hace unos años, mañana viviremos en España una jornada particularmente especial.
En esta ocasión no son seres de otro planeta los que tratan de invadirnos. Son naturales de la región catalana que aupados en la sinrazón y el egoísmo pretenden separar las cuatro provincias catalanas de sus raíces más profundas.
Cientos de años de historia, cultura, convivencia y destino, quieren ser tirados a la basura, olvidando los más mínimos requerimientos para que una acción así pueda ser refrendada por el ordenamiento jurídico nacional e internacional.
Este movimiento secesionista siempre ha existido, no es nuevo. Pero siempre ha sido un movimiento residual y poco relevante. Pero en esta ocasión, tras sumar el antiguo partido catalán Convergencia sus votos a la izquierda catalana ERC y a los radicales y antisistema de la CUP, sus apoyos rondan el 50%. Algo que se muestra insuficiente también para ese paso definitivo que pretenden dar.
El giro de Convergencia a esta actitud radical, ilícita y rebelde, tiene sus orígenes en la acción policial que se ha llevado a cabo estos últimos años contra destacadas figuras del partido, entre las que sobresalen Jordi Pujol y su familia, que durante más de 20 años han estado saqueando los caudales públicos en su propio beneficio. Algo que, paradójicamente, ha llevado a muchos catalanes a solidarizarse con su antiguo dirigente y a reclamar un estado independiente donde la amnistía a Jordi Pujol y familia, sería una de las primeras medidas a tomar.
Pero volvamos al terreno de la realidad.
“El procés” es inviable por muchas razones. La primera sin duda alguna es porque no se puede actuar fuera de la ley y las consecuencias pronto las veremos. Después, porque la interacción de la sociedad catalana con el resto de naciones occidentales y democráticas, en ordenes económicos (UEM, OCDE, FMI…), políticos y sociales (UE, ONU…), y militares (OTAN), crearían una situación insostenible y quimérica durante muchos años, que acarrearía una caída del nivel de vida y bienestar social. Algo que además se vería muy perjudicado por las graves repercusiones que tendrían con el resto de regiones del hoy Estado Español, al descolgarse de una forma traumática e improvisada.
En definitiva, creo que vamos a asistir a unas tensas jornadas, donde se utilizarán las artes y prácticas más miserables para obtener un rédito personal a costa del malestar y perjuicio de muchos ciudadanos.
La solución: aplicar la ley en toda su extensión sin miedo al que dirán. Todo es una chapuza que debe de terminar con el arresto y puesta a disposición judicial de todos sus cabecillas, suficientemente probado y conocido. No hay más.

viernes, 8 de septiembre de 2017

¿Enriquecimiento injusto?



Ana P. Botín
Una noticia publicada ayer en el diario digital EL ESPAÑOL, me induce a volver a escribir sobre este tema. Giro en la estrategia jurídica contra la compra del Popular por un euro por parte del Banco Santander. Un grupo de inversores está ultimando una demanda contra la entidad que preside Ana Botín por enriquecimiento injusto.
Hasta ahora todas las demandas se dirigían contra los equipos gestores, la auditora, y las autoridades bancarias, nacionales y europeas. Este planteamiento contra el banco adquirente es nuevo.



El enriquecimiento injusto se ha definido por nuestra doctrina como aquel supuesto en el cual una persona, a consecuencia de un desplazamiento patrimonial verificado de acuerdo con los requisitos exigidos por un ordenamiento jurídico concreto, experimenta un acrecimiento de su patrimonio activo a costa de otra persona, pero en circunstancias tales que pugnan con los postulados de la justicia y equidad cristalizados en el propio ordenamiento positivo o apreciados por el juez libremente en cada caso (Álvarez Suárez).

Así la ampliación de capital de 7.072 millones realizada por el banco Santander, presidido por Ana Patricia Botín, trata de justificar la necesidad que el banco Popular tenía de recapitalizarse.
Algo que choca tras los informes; primero de Oliver Wymann en 2012 que cifraba las necesidades de capital en 3.223 antes de la ampliación realizada por 2.500 millones y después, tras los tests o pruebas de stress realizadas en 2014 por el BCE  (Banco Central Europeo) y en 2015 por la EBA (Autoridad Bancaria Europea). Ambas pruebas fueron superadas por el banco Popular que además volvió a realizar en junio de 2016 una nueva ampliación de 2.500 millones. En total 5.000 millones. Y no se descartaba una tercera ampliación que no pudo ni llegar a plantearse.
Indefensión total de los accionistas, que en unas horas la noche del 6 al 7 de junio pasado, vieron esfumarse sus ahorros. Nocturnidad, premeditación y alevosía. Las tres cosas concurrieron.
 Si la operativa corriente del banco era positiva y el lastre de sus activos inmobiliarios había superado esas anteriores pruebas, ¿Cómo es posible que ya en plena recuperación del mercado inmobiliario, estos activos pudieran lastrar la solvencia del banco más que antes?
Informe inmobiliario Bankinter 2017
Es casi evidentemente claro que esa no puede ser la razón de lo ocurrido. Y solo el pánico creado desde instancias internas (Emilio Saracho, presidente del banco Popular) y externas (Elke König, presidenta de la Junta Única de Resolución), precipitaron una medida innecesaria para acabar con la vida de uno de los bancos más rentables del mundo, auxiliados por nuestras AA.PP. que colaboraron en la retirada de fondos masivamente.
Todo, justo en el momento que su patrimonio inmobiliario podía entrar en una senda de revalorización, al compás del incremento contrastado del mercado inmobiliario (ver informe de Bankinter). Algo que si no se corrige, judicial o extrajudicialmente, irá a engrosar los fondos del banco de Santander con un multiplicador exponencial, en detrimento de los accionistas y otros inversores del banco Popular. Todo ello sin contar con los miles de millones que revertirán  al banco de Santander en forma de créditos fiscales a lo largo de los próximos ejercicios.

domingo, 27 de agosto de 2017

Sí tenemos miedo



Ayer sábado, una manifestación en Barcelona a la que acudieron el Rey Felipe VI, el presidente Mariano Rajoy y destacados miembros del gobierno y de la Comunidad Autónoma catalana, se convirtió en una reivindicación por la independencia de Cataluña.
Era algo, que por esperado no debía de ser noticia, pero siempre cabe la esperanza de la razón y del sentido. Las víctimas, 15, fueron olvidadas.
David Minoves, un manifestante sospechoso
Una de las imágenes que más impacto causó, dada su proximidad al rey, fue la pancarta de un aparente anónimo y circunstancial manifestante, que resultó ser un destacado miembro de ERC: David Minoves. Quien no hace mucho tiempo se deshizo en agasajar a Arnaldo Otegi, proetarra, condenado por terrorismo.
También pudimos ver otras imágenes que hablaban por si solas, como las de la mujer que con una señera por capa se dedicaba afanosamente a romper carteles que reivindicaban “Justicia y Paz” o mensajes similares.
Independentista rompiendo carteles de "Justicia y Paz"
Creo que el Rey no se debía de haber prestado a realizar tal acto de presencia en una manifestación, como también creo que su decisión, por libre, debemos de respetar. El tiempo se encargará de mostrar lo acertado o no de su acción.
La vileza mostrada por los dirigentes independentistas que aprovecharon el dolor de las víctimas para convertir el acto en un altavoz de sus demandas, no pudo ser más cruel.
Yo siempre me he mostrado partidario de un referendum donde los catalanes y solo los catalanes expresasen su deseo, y que para ello se articulasen las medidas  legales necesarias. Pero tras lo visto creo que podría ser abrir una puerta al fraude y al engaño, en la misma medida que Nicolás Maduro no aceptó el resultado de las elecciones legislativas de Venezuela y convocó, pasado el tiempo, otras para confirmar su dictadura. Algo parecido podría pasar en Cataluña.
Y sí, sí tenemos miedo.
Miedo a la cobardía de los ataques yihadistas que realizan por sorpresa y de forma indiscriminada.
Miedo a los separatistas catalanes que pueden llevar a España, junto a los partidos populistas, a una grave crisis de paz y convivencia común.
Miedo a un gobierno que no toma las medidas que la situación requiere y deja pasar el tiempo como si el tiempo arreglase todo.
Miedo a unos políticos cuyo mayor afán ha sido llenarse los bolsillos con el dinero de todos y crear una sensación de corrupción generalizada, falta de ejemplaridad y honestidad.
Sí, tenemos miedo a que nuestros hijos hereden un país roto y desestabilizado.

jueves, 24 de agosto de 2017

El Prat y la huelga

Hoy traigo a mi blog un interesante artículo publicado en EL ESPAÑOL, diario digital español de los más leídos:


A la campaña contra el turismo desarrollada recientemente por los radicales se ha sumado la huelga convocada por los empleados de Eulen que desarrollan actividades de vigilancia en el aeropuerto de El Prat (Barcelona).
El caos y la mala imagen se han adueñado del aeropuerto. Inmensas colas se dibujan en los accesos a los controles, que implicaban demora de horas, con todas sus consecuencias.
Los empleados de Eulen piden una mejora en sus emolumentos, que tampoco parece un despropósito, y cuya principal razón viene derivada de esos contratos de externalización de servicios u outsourcing que, en este caso, AENA practica. Algo inaudito, pues se trata de un trabajo fijo, necesario y permanente, que no debía de dar a externalización o licitación alguna, cuando la respuesta son adjudicaciones del servicio a la baja que repercute principalmente en los salarios de los trabajadores y no en el beneficio de la empresa adjudicataria.
Así vemos como hoy en día gigantes, grandes y medianas empresas incorporan personal cualificado, o no, a través de otras empresas cuyo único objetivo es alimentar las plantillas de aquellas, sin que las mismas tengan vínculo alguno con el personal, que incluso desarrolla su trabajo en las propias sedes de las empresas contratantes. Todo un despropósito y un fraude de ley al que al parecer nuestras autoridades no le prestan mayor atención. Lo importante es mejorar las estadísticas de empleo como sea.
Tras la decisión de que los servicios mínimos debían de cubrir el 90% y de que la Guardia Civil acudiese como refuerzo, la normalidad volvió al aeropuerto. Algo que podría no ajustarse a la normativa legal en vigor.
El derecho a la huelga está contemplado en la Constitución Española, artículo 28 y desarrollado en Real Decreto-Ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo. Y también es algo que tras 40 años en vigor debiera ser revisado y adaptado a la actual situación.
En definitiva, hay que actualizar el marco normativo laboral, tanto en lo que se refiere a la externalización del trabajo, a la precariedad de los contratos y salarios, así como al ejercicio al derecho de huelga. En Europa solo Grecia tiene índices de desempleo similares a España. Por algo será.


domingo, 20 de agosto de 2017

El mundo en que vivimos



Tras los terribles y crueles atentados en Cataluña, un magnifico hilo publicado hoy en Twitter por @ManhattanManOne (*), nos describe con gran precisión; la farsa de nuestro “teatro político”, su mediocridad y su oportunismo:




  1. Toda la liturgia post-atentados me parece un despropósito. Un proceso coordinado y manipulado en el que la gente participa de buena fe.
  2. Desde la falacia de los lemas (¿no tenemos miedo? Serán los políticos que viven protegidos y rodeados de policías, el resto, ya me dirán)
  3. El simbolismo pseudo religioso que llama 'altares' a lo que no puede serlo (están a ras de suelo) pero qué evita toda referencia sagrada.
  4. La omnipresencia de la psicología y lo sentimental frente a lo espiritual, como si el consuelo, la esperanza y la fe no tuvieran cabida.
  5. Las llamadas a una unidad de unas fuerzas políticas que apenas termina el minuto de silencio ya están mostrando sus profundas divisiones.
  6. Las mismas consignas vacías, ese 'no podrán con nosotros' mientras no paran de demostrarnos que claro que pueden, vaya que si pueden…
  7. La ausencia de medidas políticas, no sólo policiales, que permitan vislumbrar alternativas, cambios en el status quo que ya conocemos.
  8. Esa sensación de que en unos días bajará el telón del teatro y volverá una falsa normalidad a la espera de que alguien decida matarnos.
  9. Somos una manada de corderos, pastoreados por quien nos quiere dentro del redil a la espera de que nos llegue el turno de ser degollados.
  10.  Por eso quite el crespón a las 24h. Porque los sentimientos deberían estimular la acción, no ser un mero canal de desahogo sentimental.
  11.  La acumulación constante de frustración es una garantía de que los remedios serán más emocionales y radicales que racionales y sensatos.
  12.  Nuestros líderes no ven más allá del periodo que resta para la siguiente cita electoral, en la que garantizar su supervivencia. La suya.
  13.  Será difícil que con los liderazgos políticos actuales podamos afrontar siquiera un mínimo intento de defendernos con determinación.
  14.  Ya hemos puesto suficientes velas. Demasiadas, para que siga habiendo tantos que se escabullen de aguantar el peso de la suya. FIN
 


(*) @ManhattanManOne es el nick en @Twitter de Antonio Camuñas, presidente de  Global Strategies y consejero del diario digital EL ESPAÑOL.
Cursó el bachillerato en el Colegio Santa Mª de los Rosales y Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. Es abogado del Ilustre Colegio de Madrid, Diplomado por el Management Institute de New York University y la Facultad de Derecho de Harvard University, (P. I. L.).
Es una figura de referencia en el ámbito de la estrategia institucional que ha asesorado a buena parte de los empresarios españoles más relevantes, entre los que destaca Amancio Ortega, quien le nombró asesor de la presidencia de Inditex hace más de 15 años
Su experiencia profesional está marcada por una prolongada trayectoria en Norteamérica, culminada con su elección como Presidente de la Cámara de Comercio España-EE.UU en 2008. En su vertiente internacional ha trabajado en iniciativas relacionadas con instituciones de primera fila como el Comité Olímpico Internacional, la Universidad de Harvard, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, UNICEF o la Santa Sede.
Fue elegido European Emerging Leader por el Chicago Council on Foreign Relations, galardonado con el Máster de Oro del Real Forum de Alta Dirección (del que le hizo entrega S.A.R. el Príncipe de Asturias) así como con el New Yorkers Award. El diario “El Mundo” le ha situado entre los 25 españoles con mayor influencia internacional de la década.
 

viernes, 16 de junio de 2017

¡Hundid el Popular!

Ángel Ron, ex-presidente del Banco Popular (2004-2017)
No se sabe muy bien quien dio la orden, pero si quien la ejecutó: las autoridades bancarias europeas con el apoyo de las españolas. No hay otra.
¿Por qué se hizo?...
Esta cuestión es más peliaguda. Ya que la solvencia del banco estaba fuera de toda duda y solo una precipitada – e inducida – falta de liquidez llevó o justificó la medida empleada por las citadas autoridades. Mientras, el Banco de Santander, que pasaba por ahí, se paró y dijo: “Lo compro por 1 euro”. Dicho y hecho.
Si en la película ¡Hundid el Bismarck! fue el propio Churchill quien dio la orden, en esta ocasión no lo tenemos claro. Pero algún día lo sabremos.
Tuit de John Müller, adjunto al director de EL ESPAÑOL
El Banco de España y la CNMV no hicieron absolutamente nada por evitar la catástrofe. Haber prohibido las operaciones en corto, como recientemente se hizo con Liberbank, a buen seguro hubiera evitado la sangría de la cotización y la consecuente salida de depósitos. Algo que acometieron algunas administraciones públicas, en un hecho sin precedentes. Ni con Bankia, quebrada, que necesitó de 23 mil millones públicos para su saneamiento, se hicieron tales disposiciones de efectivo. Ayudas que hoy por cierto vuelve a la actualidad, al reconocer nuestras autoridades que más de 60 mil millones de ayudas públicas no se recuperarán. En contra de lo manifestado, por activa y por pasiva, no hace mucho tiempo. Tanto el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, como el ministro de economía, Luis de Guindos, habían reiterado que las ayudas se recuperarían e incluso que se ganaría dinero. ¡Las mentiras tienen las patas muy cortas!

Tuit de Javier Cremades de Cremades y Asociados.
Así en esta ocasión, en primer lugar y para acabar con cualquier tipo de resistencia interna se cambió al "almirante de la nave", que en vez de llevar la misma a lugar seguro y desde ahí defenderse, la dejó indefensa y un blanco fácil. Además no fue víctima de un torpedo, sino de lo que se conoce como voladura controlada. Voladura que se produjo desde su interior, afectando a la estructura y derribando toda la nave de una sola vez.
Luego, además, en los últimos días transcurridos han ocurrido cosas que hacen elevar más el nivel de sospecha.
Tras leer las declaraciones de Ángel Ron, anterior presidente, al diario digital “El Independiente” que dirige Casimiro García Abadillo, las dudas razonables que teníamos ante lo sucedido, se han vuelto aún más convincentes.


ü     “El banco era solvente hasta mi último día al frente”
ü     “Ya señalé que cada vez que Emilio Saracho hacía una declaración, el valor de la acción se venía abajo”
ü     “Cuando Saracho entró en el banco nos comentó a los directivos y a mí que él era banquero de inversión y que desconocía, por tanto, la gestión de un banco comercial”
ü     “La última oferta -no vinculante- llegó el pasado mes de noviembre. BBVA ofreció 5.500 millones, cuando la valoración rondaba los 6.500 millones”

Ángel Ron. (15-jun-2017)

La ampliación de capital ni se intentó, ni tan siquiera se sondearon las posibilidades de hacerla. Estando las cuentas auditadas con fecha de 31 de diciembre y 31 de marzo para hacer la ampliación de capital. 
Cuenta en Twitter de afectados
También nos hemos enterado esta semana que los tenedores de deuda senior, cuya cotización había caído al 90,1% de su valor el pasado 5 de junio, hoy cotizaban al 104,91%. Otro buen negocio para quien tenía información confidencial.
Desde entonces los despachos de abogados y las sociedades de afectados, están ya planteando una dura lucha judicial por lo que consideran un expolio en toda regla.
Así, Miguel Durán de Durán&Durán abogados encuentra muy sospechosa la actuación y el viernes día 9 ya presentaron una denuncia en la Audiencia Nacional contra Emilio Saracho.
Javier Cremades de Cremades y asociados, califican de  "Confiscación regulatoria en toda regla" y concluyen “Aún hay jueces en Berlín”. En su informe previo de 16 páginas se pueden leer cosas como esta:
Y también presentaron una demanda el pasado día 8.
Desde la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) también invitan a todos los perjudicados a defender sus derechos. Esto no ha hecho más que empezar. Quedan ahora años por delante para que la Justicia, española o internacional, se pronuncie.
Por último, añadimos este estado de cuentas que nos llegó a través de @POPafectados.

¡Suerte a todos!

miércoles, 7 de junio de 2017

De pelotazo en pelotazo

En 2012 cuando escribí: “Banco Popular:  ¿oportunidad o engaño?” a raíz de una ampliación de capital de 2.500 millones, no pensé ni por asomo que el final de este banco mediano, pudiese ser el que hemos visto hoy.
En aquel momento Oliver Wyman suspendía al Banco Popular en la prueba de esfuerzo ante un escenario adverso, que cifraba el déficit de capital en 3.223 millones de euros. Si tenemos en cuenta que lo hizo en los peores momentos y que desde entonces el mercado inmobiliario - lastre del banco - se ha revitalizado, y que se hizo en 2016 otra ampliación de capital por 2.500 millones, una sencilla reflexión nos lleva a sospechar de todo y de todos: de la Junta Única de Resolución (J.U.R.), de la EBA (Autoridad Bancaria Europea), del Banco de España, de la CNMV, de los gestores que elaboraban las cuentas, de los auditores que las aprobaban…etc.
Al final, la solución para el Banco Popular ha sido quebrarlo e integrarlo en el Banco Santander, con objeto de garantizar los depósitos y evitar la fuga de estos. Fuga que empezó de forma más notable al poco tiempo de incorporarse como presidente Emilio Saracho, cuya buena sintonía con la presidenta del Banco Santander ha sellado, sin duda, la solución para el banco.
Emilio Saracho, economista de 62 años, antiguo empleado del banco Santander, ha estado ligado los últimos años a la banca de inversión. Goldman Sachs y J.P. Morgan, en sus diferentes divisiones, fueron sus destinos más recientes. Con un perfil así se hizo cargo del Banco Popular, en sustitución de Ángel Ron, en febrero de este año. El cual se marchó con “el deber cumplido” y su correspondiente indemnización y plan de pensiones millonario.
Así, Saracho, desde su toma de posesión no ha dejado de sorprender al mercado, primero reformulando las cuentas de 2016, después alertando de que los activos no estaban bien tasados y no se sabía exactamente su valoración. Es decir, “mensajes prudentes” para generar “confianza” en el banco que presidía. Un enemigo o uno de la competencia, no lo podría haber hecho peor. Si algo necesita un banco es generar confianza.
En algo me recuerda a la intervención de Banesto, cuando Alfredo Sáez, procedente del BBVA, pilotó la entidad cedido por el BBVA, hasta que esta cayó en manos del Santander también. Poco después Alfredo Sáez ocupo el cargo de CEO en el banco de Santander, puesto que tuvo que dejar por sus problemas con la justicia que llevó al gobierno a tener que indultarle, en una decisión política, harto polémica. Banco que por cierto cayó a pesar del apoyo de J.P. Morgan.
Tras una negra semana de cotización bursátil y salida de fondos, auspiciados por esos “mensajes de tranquilidad” de las autoridades nacionales y europeas, hoy, con alevosía, premeditación y nocturnidad, nos hemos desayunado con la noticia de que el Banco Santander se hacía con el Banco Popular, por la simbólica cantidad de “1 EURO”. Durante toda la noche han estado los ejecutivos de Banco de Santander para hacer la oferta que se les había requerido, según nos ha explicado su presidenta Ana Patricia Botín.

Con un patrimonio neto de 10.776 millones de euros,  84.163 millones de recursos de clientes y rentabilidad positiva en el margen de intermediación. De nada valen las cuentas auditadas ni el historial de banco más rentable. La decisión debía de haberse tomado hace algunos meses. Daba igual todo.
El experto independiente había tasado entre 2.000 y 8.000 millones la posible necesidad de capital. Siendo esta última la situación más extrema. Un amplio abanico basado en suposiciones que nunca son determinantes, sino probabilísticas.  Y que Banco Santander pretende cubrir con una ampliación de 7.000 millones, que en base a sus expectativas de negocio le debería de producir una rentabilidad del 12 o 14%.
El dictamen de la J.U.R. de la Unión Europea, así se lo ha hecho saber al F.R.O.B. español, el cual ha llevado a cabo la operación, ha sido el siguiente:
·        Reducir el capital social del banco de 2.098 millones a cero.
·        Ejecutar una ampliación de capital con exclusión de derecho de suscripción preferente por importe de 1.346 millones, para los instrumentos de capital de nivel 1.
·        Reducción de esta ampliación de capital a cero euros.
·        Simultáneamente, hacer otra ampliación de capital con exclusión de derecho de suscripción preferente por importe 684 millones, para los instrumentos de capital de nivel 2.
·        Designar al Banco Popular como banco agente para la realización de las operaciones necesarias descritas anteriormente.
·        Transmitir a Banco de Santander la totalidad de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de nivel 2.
Gráfico diario (Visual Chart) que muestra la tremenda caída de la cotizacíón desde el 11 de mayo.
Y como consecuencia de todo, el banco de Santander se hace con el banco Popular por la irrisoria cantidad de ¡1Euro ¡
También es la primera vez que la J.U.R. actúa desde su creación , ni con Banca Monte dei Paschi di Siena, ni con Deutsche Bank lo hizo antes. Y había materia también.
Se ha optado por la solución más extraña, y también más populista, descartándose las otras dos: la adquisición por otro banco a precios que fijase el mercado (subasta) o una ampliación de capital, que por difícil que estuviese tampoco era imposible. No podemos olvidar que no hace mucho tiempo, diciembre-16, el BBVA llegó a valorar en más de 1,20 € las acciones, lo que daba en números redondos un valor de 5.000 mil millones de euros. Hoy valen cero euros. También Bankia y Sabadell se habían interesado en su adquisición. Y no olvidemos que Banco Sabadell se hizo con la CAM con un esquema de protección de activos de 20.000 millones. ¡Eran otros tiempos!
El ministro De Guindos, dando confianza sobre el banco
En las últimas semanas el ministro de economía, Luis de Guindos, había lanzado mensajes de confianza y seguridad sobre la solvencia del banco. Igualmente el ministro portavoz del gobierno, Iñigo Méndez de Vigo. Mientras, el gobernador del Banco de España, Sr. Linde, decía ayer en una comparecencia en el Senado, al respecto del banco Popular: “No puedo decir nada, no vengo preparado”. Algo insólito para un gobernador que reconoce no estar preparado en una de sus principales tareas que es la supervisión bancaria, cuando es preguntado por un senador. Pero si parece estar más preparado para recomendar bajar salarios y crear más incertidumbre aún en el mercado laboral.
El cese hoy de Emilio Saracho y su reemplazo inmediato por José García Cantera, actual director financiero del Santander, no deja lugar a dudas de la rapidez de los acontecimientos para borrar cuanto antes el recuerdo de esta operación tan extraña y populista. Eso si, legal de momento.
Ahora nos queda por ver que hacen sus accionistas de referencia, como la sindicatura con un 9,6%, Allianz con un 3,5%, Credit Mutuel con el 3%, el grupo chileno Luksic o el mexicano Antonio del Valle que ya invirtió en 2012 y sumó más hace poco.
Probablemente veamos mucho trabajo para abogados y jueces en los próximos meses, años. ¡Al tiempo!


viernes, 26 de mayo de 2017

Auge y caída de Susana Díaz

Pedro Sánchez-Castejón, ganador de las primarias
El pasado domingo, los militantes socialistas dieron la mayoría a Pedro Sánchez. Tras aquel 1 de octubre; en el que una maniobra inexplicable, suicida e innecesaria, defenestró al Secretario General del PSOE elegido por votación, la sombra de Susana Diaz se materializó. Apoyada por todas las viejas glorias; Felipe González, Alfonso Guerra, Alfredo Pérez Rubalcaba, por los barones; Page, Lambán, Puig y F. Vara, incluso por Rodríguez Zapatero y su incondicional Pepe Blanco, todo hacía presagiar que el aparato se impondría. Pero no fue así. Voces como las de Borrell, Elorza, Súmelzo, Robles, etc...se alzaron contra tamaño despropósito.
Y así llegamos al día 21 de mayo, cuando por medio de un voto libre y secreto, los militantes se expresaron y dieron a Pedro Sánchez casi el 50% de los votos. Un triunfo justo y merecido.
Durante la campaña y en el debate, la candidata oficial, Susana Díaz, reprobaba a
Elecciones en Andalucía
Pedro Sánchez ser un perdedor, cuando solo se había presentado a unas elecciones repetidas, en unas condiciones muy adversas. Ella, en cambio si presentaba los peores resultados de Andalucía de la historia reciente, había creado un nuevo mínimo en 2015 y tuvo que pactar con Ciudadanos para poder ser investida de nuevo presidenta, ya que la vez anterior fue nombrada a dedo por su antecesor y ´pigmalión´ José Antonio Griñán. A su vez sucesor de Manuel Chaves, miembro del “clan de la tortilla”.


Clan de la tortilla
Hasta aquí lo ocurrido. Ahora toca devolver al PSOE el protagonismo que las ambiciones personales le han hecho perder.
Para ello la recomposición debe de pasar, sin duda alguna, alejando, no integrando a los traidores, porque la próxima vez no fallarán.
Una vez resuelto el orden interno y con miras altas, hay que tratar de dar un mensaje positivo, de honestidad, de solidaridad, de conocimiento de los problemas y sus soluciones, sin dejarse caer en la demagogia y el falso populismo. Haciendo una oposición sana y constructiva. Acometiendo con ganas y con tesón los graves problemas que nos acucian: Empleo precario, sueldos míseros, corrupción, justicia politizada, separatismos alocados e interesados, reconstrucción de Europa, inversiones productivas…en definitiva, gobernar para la sociedad civil y no para los intereses espurios.
No es difícil, solo hay que proponérselo; con esfuerzo, dedicación y honestidad. De lo contrario, no contarán con mi voto. ´Sorry´.

sábado, 13 de mayo de 2017

Fraude laboral

Artículo de ABC, 1 de mayo de 2017
Un interesante y acertado artículo de la periodista y escritora Isabel San Sebastián, publicado en ABC el 1 de mayo, da certeramente en el núcleo del problema actual del empleo y del trabajo: “Falta de ilusión y motivación”. Un horizonte oscuro.
Las reformas laborales llevadas a cabo en 2010 por el PSOE (José Luis Rodríguez Zapatero) y en 2012 por el PP (Mariano Rajoy Brey), ahondan aún más si cabe en la precariedad del empleo, en su remuneración y consecuentemente en la productividad real.
El nexo o complicidad entre empleado y empleador se ha roto. En vez de buscar empleados comprometidos prefieren directivos bien pagados que sumisamente cumplan sus órdenes y sus objetivos. Que no aporten nada, más allá de firmar lo que les ponen delante y que miren para otro lado.
Con estas premisas la conclusión es obvia: empresas que no aportan valor añadido y que si lo aportan es a un coste muy superior al que debieran de hacerlo. Mientras el endeudamiento irracional las mantiene alimentadas como si de zombis se tratase.
La estructura productiva de España ha cambiado notablemente en los últimos años. El sector Servicios ocupa ya el 76,2% del empleo frente a la industria con solo el 13,8%.
Informe CEOE. Mayo 2017
Es decir, estamos perdiendo otra vez el tren de la modernidad, de la innovación, del desarrollo, convirtiendo España en un lugar de vacaciones, en un hotel, dependiente del gusto de unos clientes, que el día que prefieran cambiar su destino vacacional, nos dejarán con una mano delante y otra detrás. Incapaces de ser competitivos en otras actividades; sin formación avanzada, sin tecnología y sin industria propia.
Informe CEOE. Mayo 2017
Si a esto añadimos ahora, ese fraude que se produce con los despidos colectivos- que ya no requieren del permiso administrativo y que abre a mil y un supuestos su legalidad- donde las empresas se deshacen del personal con experiencia y larga trayectoria a bajo coste, utilizando los recursos públicos, como la prestación por desempleo y la jubilación anticipada, podemos concluir que el futuro que se está dibujando en nuestro horizonte es bastante oscuro.


“Políticos” mediocres junto a “empresarios” codiciosos, son los dos ingredientes que aderezados con unas dosis de corrupción, tienen a España en un estado ciertamente preocupante.

¿Buscaremos soluciones o seguiremos dejando llevar el timón a esta lacra de incompetentes aprovechados que se han apoderado de España?


viernes, 28 de abril de 2017

Moción de censura no, gracias

Podemos, en rueda de prensa, anunciado su moción.
Que hemos vivido un período triste desde el punto de vista político y que aun lo seguimos viviendo, no es ya ninguna novedad. La corrupción se ha extendido por España como una mancha de aceite. Desde todas las esferas de poder, ya sean locales, regionales o nacionales; el robo, la mordida o el cohecho, han sido prácticas habituales de muchos políticos que acudieron al enriquecimiento fácil y cobarde a través del desempeño de sus cargos públicos. Ministros como Jaume Mata, alcaldes como Jesús Sepúlveda o presidentes regionales como Ignacio González, utilizaron todas las potestades que sus puestos les proveían, para su propio beneficio. Recalificaciones, adjudicaciones, compras o cualquier otro acto administrativo donde hubiese dinero, les servía para distraer una parte del mismo y pasar a engrosar sus cuentas corrientes en España o en el extranjero. Creando para ello entramados empresariales que les permitían ocultar en un principio la verdadera titularidad del botín.
Sería inocente pensar que esto solo ha ocurrido ahora, es decir, en los últimos 15 o 20 años. La corrupción siempre ha existido. Lo que ha ocurrido ahora y principalmente tras la introducción del euro, es que las cantidades sustraídas son astronómicas. Multiplicar nuestra moneda por más de 166 tuvo un efecto psicológico tremendo. Pasabas de hablar de 10 millones de pesetas a sesenta mil euros, nada, una bagatela. Y la cosa fue creciendo y creciendo…de tal manera que, el millón de euros era ya la mordida habitual, a poco que el cargo público manejase o dispusiese de presupuestos que años atrás eran impensables.
Que la corrupción no distingue de partidos políticos también es otra obviedad. Lo importante es el poder, teniendo poder el resto era “coser y cantar”. Y así, el Partido Popular, el PSOE o CiU, partidos de gobierno, bien nacional, autonómico o local, han sido los que más han metido mano en la caja. El resto, sencillamente no podían, no manejaban presupuestos ni tenían poder de decisión, aunque algún caso aislado también ha habido.
Que además la corrupción va ligada a la altura moral de la persona es también algo simple y que el corrupto siempre encuentra justificada su acción por su “bajo sueldo” y el “gran esfuerzo” que hace por el interés general es otra realidad.

Así con estos ingredientes se convirtió la corrupción en España en un problema de Estado. Su influencia sobre los precios, el empleo y la economía en general, ha sido desgarradora.

¿Soluciones?
Bueno, la moción de censura que plantea Podemos, no lo es, sino se corrigen antes otros factores que eviten el dispendio de los caudales públicos. Además este partido tuvo su oportunidad en 2015, tras las elecciones de diciembre, de haber influido y colaborado en la formación de gobierno, pero prefirió seguir con la vista puesta en una improbable ascensión de votos que tras juntarse con el partido comunista se convirtió en una detracción de votos, que aún no ha acabado. Ahora pretende nuevamente rentabilizar la corrupción a sus intereses, sin aportar medidas para corregirla.
Para mí la solución pasa por conjugar varios verbos:
Retribuir, denunciar, instruir, juzgar y condenarTodo ello con la máxima celeridad posible sin dejar que pasen los años y los años, apelando una complejidad inexistente. Con medios suficientes y adecuados, no hay complejidad.
Es decir, lo primero retribuir a los cargos públicos con sueldos o salarios acorde a los tiempos que corren, y similares a los que se dan en el sector privado. Un alcalde de una ciudad como Madrid, no puede tener un sueldo de 90.000 €. La tentación es muy grande. Además hay que atraer a los mejores para lo público, en ello nos va la prosperidad y el bienestar como nación.
Que funcionarios y ciudadanos estamos obligados a denunciar cuando veamos prácticas ilícitas, al igual que policía, fiscales y jueces están obligados a dar curso e investigar las denuncias, es algo básico para que la ejemplaridad y el orden sean los referentes de nuestros cargos públicos. Instruir aquellas denuncias con evidentes indicios de criminalidad, para juzgar y condenar a sus autores, con penas muy duras que incluyan la desposesión de todo bien del condenado hasta que se restituya el total de lo robado.
No podemos permitirnos que los denunciantes de corrupción sean las víctimas, que mandos policiales paren investigaciones, que fiscales den órdenes contrarias a lo que dictan las leyes o que jueces archiven casos cuyos indicios son evidentes. ¡Así No!

domingo, 23 de abril de 2017

LA TRAMA

Hace unos días otro autobús comenzó su gira por Madrid. En esta ocasión, curiosamente, bendecido por los permisos municipales que veían todo en regla y lo que es peor, sin que la fiscalía viera ningún delito en ello a pesar de denunciar a personas que nunca se han visto imputadas o investigadas por casos de corrupción; José Mª Aznar, Felipe González o Eduardo Inda, entre otros, por muchos recelos que haya. Toda una vulneración del derecho al honor que nuestras leyes reflejan de forma expresa:

“Conforme al artículo dieciocho, uno, de la Constitución, los derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen tienen el rango de fundamentales, y hasta tal punto aparecen realzados en el texto constitucional que el artículo veinte, cuatro, dispone que el respeto de tales derechos constituya un límite al ejercicio de las libertades de expresión que el propio precepto reconoce y protege con el mismo carácter de fundamentales. Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo

Y justo en estos días se ha desarrollado una operación por la U.C.O de la Guardia Civil que ha culminado con la detención e ingreso en prisión incondicional del que fue presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid entre 2012 y 2015, Ignacio González, mano derecha durante 20 años de Esperanza Aguirre que ha visto así como otro de sus más íntimos colaboradores era acusado de prácticas corruptas en beneficio propio.

Hace unos años, me llamó poderosamente la atención un artículo escrito en
L. Bernaldo de Quirós
ABC por Lorenzo Bernardo de Quirós, en el que defendía o mejor dicho distinguía entre el corrupto y el corruptor, de forma que apelaba a la necesidad que podría tener un empresario para pagar “mordidas” al político de turno si quería mantener su empresa a flote y consecuentemente el empleo. Algo que te hacía entrar en una difícil dicotomía, pues se trataba de establecer quien era el corrupto y quien el corruptor.

¿Es siempre el empresario el que tienta al político con dinero y prebendas ablandando la voluntad y la honestidad de este? o ¿es el político el que obliga al empresario a pagar una comisión si quiere ser proveedor o contratista de las AA.PP.?

I. González, expresidente CAM detenido
Como verán la cuestión no es fácil de determinar. Para mí que existen los dos tipos: Políticos que desarrollan su carrera para medrar y enriquecerse fácil y cobárdemente con los caudales públicos, extorsionando a los empresarios y empresarios que sobornan a los políticos de conciencia y principios débiles para obtener réditos de una forma fácil y sencilla.

En ambos supuestos el uno sin el otro nunca sobreviviría y en consecuencia debería ser el actor pasivo -político o empresario- el que denunciara estas tramas para acabar con ellas de forma radical.

Algo que mientras no ocurra no nos dejará pensar que hay víctimas de la corrupción más allá de los ciudadanos que con sus tasas e impuestos sostienen los presupuestos públicos.

Por ello solo con el compromiso de las personas honestas – la inmensa mayoría- se puede acabar con esta lacra que desde los años 80 se ha apoderado de nuestra economía, alcanzando su cénit entre 2000 y 2008, y que ha causado un tremendo daño al bienestar general de los españoles, al empleo y a la credibilidad de su sistema político.