jueves, 31 de marzo de 2016

Carta abierta a Dª Manuela Carmena



Excelentísima Alcaldesa de Madrid:
 
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid
Es la primera vez que escribo a un alcalde, en esta ocasión alcaldesa. Ni siquiera se me ocurrió con su antecesora la Sra. Botella. Y eso que hubo motivos más que suficientes y muy variados, algunos que rozaban la comedia, como ahora.

Usted si se la merece, en esta ocasión por su absoluta inanidad en la gestión. No ha hecho nada, nada. Lo que nos da una imagen de persona que no sabe donde está ni para que está. Algo que no tiene un efecto inmediato, pero que trascurrido el tiempo se convierte en un efecto letal.

Empezó su tibieza con el concejal Zapata, al cual debía de haber retirado no solo del gobierno municipal sino también de la concejalía del distrito, así nos hubieramos evitado ver el dedazo en la contratación de quien tuvo vínculos afectivos con él.

Prosiguió creando una incertidumbre y desconcierto absoluto en las diferentes inversiones que se estaban realizando en Madrid. Hasta tal extremo que el proyecto del Edificio de la plaza de España se vino abajo. No le voy a comentar nada sobre la consulta popular para la urbanización de la plaza, que además no es vinculante, que tuvo escasa participación y no ha aclarado nada. Por no saber no sabemos si costará 10 o 100. Es su línea.
Una pancarta no resuelve nada, es demagogia
Respecto del plan de ampliación del Paseo de la Castellana, ¿qué quiere que le diga? Paralizar un plan de esa envergadura, solo puede obedecer a un desconocimiento absoluto de cómo se crea prosperidad, riqueza y empleo. Pero claro, si desde su más que acomodada situación, le entra el tic comunista, todo proyecto de inversión es puro capitalismo. Hay que pararlo como sea.
Yo creo que hasta su entrada en política, llevó una buena trayectoria pública como abogada, jueza, después magistrada y más tarde como miembro del C.G.P.J.
Es más, creo que sirvió de contrapoder cuando en este país no había democracia. Y después actuando con una visión más que progresista en su actividad como jurista.

Ya felizmente jubilada nos regaló sus ideas en otro libro: “Por que las cosas pueden ser diferentes”, libro en el que no se le puede criticar prácticamente ninguna de las ideas vertidas. Como tampoco se pudo hacer con aquel otro mucho más antiguo: “Crónica de un desorden”, donde nos desmenuzaba muchos vicios de nuestra justicia e incluso hacía propuestas para su regeneración.

Su entrada en política, no pudo ser más brillante. “Veni, vidi, vici”. Y creo que su participación fue decisiva para obtener tantos votos en Madrid, como también lo fue la de Ada Colau en Barcelona.

Pero ha sido llegar al poder y no hacer nada diferente a lo que estábamos acostumbrados; nepotismo e ineficacia, resumirían este casi año de gobierno.

De verdad alcaldesa, me ha dejado usted muy mal ante mis familiares, compañeros y amigos, a los que les hablaba de su experiencia, de su vida y de su capacidad de ayudar a la regeneración de nuestro país. Y ha resultado usted un chasco.

Atentamente,
Adan Esmit

lunes, 28 de marzo de 2016

La hucha de las pensiones



¿Quién ha roto la hucha?
Si hay un nuevo término acuñado estos últimos años que más represente la manipulación política de los hechos es “la hucha de las pensiones”.
Si en un determinado momento pudo tener algún sentido, cuando nuestra desestructurada economía crecía de forma artificial, merced a las condiciones que se establecieron durante los años 1998-2004 -deuda irracional + burbuja inmobiliaria- y que tuvo su estallido en 2008, hoy y desde hace unos años es un verdadero contrasentido ya.
Antes del estallido de la burbuja inmobiliaria cuando nuestra deuda pública estaba en niveles aceptables, por debajo del 50% en relación al PIB (años 2003-2008) y por tanto alejada de aquel requerimiento del "Tratado de Maastricht" que la cifraba en el 60% o cuando nuestras cuentas públicas tuvieron superávit (años 2005-2007), podría tener alguna connotación positiva, más como intencionalidad que como realidad, el hablar de un fondo de reserva que ante eventualidades futuras atendiese el pago de las pensiones o al menos ayudase.
El fondo de reserva o “hucha de las pensiones” surge del Pacto de Toledo en el año 2000, para corregir desviaciones entre ingresos y gastos de la Seguridad Social y poder así atender necesidades futuras en materia de prestaciones contributivas. Se financiaría del superávit de la Seguridad Social. Hasta aquí todo correcto.
¿Pero que ocurre cuando nuestro gasto en pensiones supera ya los 130 mil millones de euros, nuestra deuda pública el billón de euros, el déficit sigue sin control y el fondo de reserva es de poco más de 32 mil millones, tras haberse gastado estos cuatro últimos años más de la mitad del fondo?
Pues que hablar de “la hucha de las pensiones” es una entelequia.
¿O alguien que debe 100 mil euros, más de dos veces sus ingresos, puede hablar de que tiene ahorrados 3 mil, si además añadimos que gasta 5 mil más de lo que ingresa?
No, sencillamente diríamos que debe 97 mil, es un manirroto, un peligro económico y un más que potencial moroso.
Pues eso es lo que hay.
Si en diciembre de 2011, la herencia recibida en este fondo era de 66 mil millones y hoy es de la mitad, tras este “milagro económico” del gobierno de Mariano Rajoy, es que algo no hemos hecho bien, nos hemos perdido alguna clase o simplemente nos toman por tontos.

sábado, 26 de marzo de 2016

La carretera



Llueve y está mojada la carretera
¡qué largo es el camino, qué larga espera!
kilómetros pasando pensando en ella
¡qué noche, qué silencio! si ella supiera
que estoy corriendo
pensando en ella…
La carretera. Julio Iglesias

Líbia (1984)
Una de mis pasiones que coincidió con mi actividad profesional, fue la construcción de carreteras.  Desde que estudiaba en la Escuela Universitaria de Obras Públicas de Madrid, las técnicas del diseño, el proyecto y la ejecución se apoderaron de mi interés. Así tuve la suerte de incorporarme a una gran empresa de entonces que desarrollaba la construcción de 240 kilómetros de carreteras en las cercanías de Trípoli (Líbia), unos 60 km al sur, en las zonas de Garian, Urban y Tarhuna. Aquello fue para mí un verdadero aprendizaje, puesta en práctica y desarrollo de los conocimientos adquiridos. Un verdadero máster en construcción, además remunerado, diría yo.
Durante casi 3 años, me vi inmerso en un proceso donde todo nos lo teníamos que hacer nosotros. Desde algo tan básico como el alojamiento en pabellones prefabricados en los tres campamentos establecidos, pasando por el aprovisionamiento de energía eléctrica, agua y comida. Y como no, de la fabricación de todos los productos a utilizar en la construcción; tubos, hormigones, áridos y mezclas asfálticas. Con un parque de maquinaria importado desde diversos países, el necesario taller y personal de diversas partes del mundo; Turquía, India y Filipinas, principalmente.
Así, desde el proyecto a su terminación, todo se realizaba desde aquellas instalaciones y con el personal allí destinado.
Es indescriptible la satisfacción que se alcanza cuando tras ver un terreno accidentado, inhóspito e intransitable, tras el trabajo se encuentra uno con una vía de comunicación, rápida y segura, que acerca las localidades y las personas. Y con ello las mercancías.
Extendido de suelo-cemento en R-5 (Madrid, 2002)
Tras esta inolvidable y fecunda experiencia, hace ya más de 30 años, me incorporé en España al entonces incipiente Plan General de Carreteras. Un proyecto ambicioso que dotó a nuestro país de una moderna red de autovías. La carretera de Madrid-Barcelona, entre las localidades de Arcos de Jalón y Alhama de Aragón, fue mi siguiente destino (1988), tras la Ronda de Langreo. Fueron 34 km de carretera que convertimos en una rápida y segura autovía. Ya en 1990, mi nuevo destino fue Navarra. La variante de Irurtzun, ejecutada sobre la A-15. Un nudo de comunicaciones que se abría a las autovías de Pamplona-Vitoria y Pamplona-San Sebastián. Siendo esta última la tristemente famosa autovía que tantas amenazas y retrasos tuvo, donde ejecutábamos los trabajos rodeados de amplias medidas de seguridad.
Ya más tarde y tras concluir un paso inferior en la estación de Vitoria, por el método del empuje oleo-dinámico, atravesando 5 vías de circulación y 3 auxiliares, en 1996 me incorporé a la construcción de una nueva autovía entre las localidades de Villanueva de Gállego y Zuera, dentro del corredor Zaragoza-Huesca. Para después de tres años llegar a la rehabilitación de la N-IV en Madrid, entre Getafe y Seseña.
Langreo (Asturias, 1986)
Otra obra que me marcó por las extremas dificultades que tuvimos que soportar al realizar los trabajos con un intenso tráfico. Pero en 15 meses acabamos los 25 km. Y con una gran satisfacción otra vez.
Otra autopista nueva me esperaba. Era la R-5, entre Madrid (M-40) y Navalcarnero (N-V). Una obra de nuevo trazado, moderna y con gran capacidad de tráfico.
Entre estas obras y después, otras varias y variadas, no de carreteras. Pero también muy gratificantes. Y es que la construcción es una de las actividades que más satisfacciones da a quienes en ella participan. No hay nada que más te compense que ver materializado el fruto de mucho tiempo de trabajo.

domingo, 6 de marzo de 2016

La Timofonia móvil (2ª parte)

Móvil de última generación

Hace ya casi 6 años que escribí “La Timofonía móvil”. Un artículo que entre otras cosas denunciaba esas estafas consentidas que se producen a través de los móviles.
Móviles que cada vez se han vuelto más complejos de usar y con muchas aplicaciones.
La tecnología ha avanzado mucho desde entonces y las principales operadoras se han adaptado a los cambios. Ahora Internet es gratis, las llamadas y los SMS también contratando una de esas tarifas planas que todas las operadoras ofrecen.
Los servicios de atención al cliente, siguen igual o peor si cabe. En algunas ocasiones más que apoyarte se enfrentan contigo como me ocurrió hace no mucho con una operadora: “Hola, soy Noelia de León”, empeñada en defender lo indefendible. La subida de tarifas sin comunicación previa, expresa y fechada de movistar en mayo de 2015. Mi reclamación por escrito no tuvo efecto, se desestimó. Parece que me lo notificaron por escrito pero nunca lo recibí.
Recientemente movistar ha vuelto a subir otra vez sin aviso previo y consentimiento otorgado las tarifas con el argumento de mejoras en los servicios. Así entre agosto de 2014 y febrero de 2016 ha subido 8 euros a los 60 iniciales. ¡Un 13,3%!
¿Cuánto le han subido a usted el sueldo en este período? ¡Ah! Por eso.
Operadoras más importantes
Y los contratos se los pasan por ahí, sí, por ahí. Les tiene sin cuidado el contrato entre dos partes. Van de listos, se les consiente y se ríen de nosotros. Luego con abrir la puerta giratoria y colocar a los excedentes de la política ya han cumplido. O con pagar sueldos millonarios a Urdangarín por no hacer nada. Bueno hacer sí hizo, de las suyas. Ya veremos en que queda el juicio.
La argucia y picardía de las compañías no cesa. Los teléfonos de tarificación adicional como los 902, son de pago aunque tengas tarifa plana. Muchas veces nos vemos obligados a llamar a esos números ante la inexistencia consentida (u ocultación) de números sin coste. Otra patraña consentida para exprimirnos el bolsillo.
Otra, es la de esos SMS de respuesta a una llamada perdida, que nunca has contratado y que en ocasiones también facturan a 0,15 €.
Pero la peor sin duda, son esos llamados SMS Premium, que de una forma torticera te dan de alta sin ser consciente de ello y te empiezan a facturar. Para darte de baja tienes que enviar, eso sí, un mensaje y un texto: BAJAYAVOY_2217, por ejemplo. Pero para el alta basta que toques una tecla, quizás inconscientemente, para que te empiecen a facturar de forma indiscriminada.
Son pocos euros por titular, pero millones de euros los que pasan a engrosar las cuentas de estos sinvergüenzas protegidos.
¿Cuánto facturan estas empresas? ¿A cuántas personas dan empleo? ¿Quiénes son sus propietarios?
Respuestas que sin duda nos aclararían mucho lo aquí expuesto.
Las autoridades lo consienten, las operadoras colaboran y se llevan un tanto por ciento, y la policía y guardia civil no pueden hacer nada sin una orden judicial expresa. Pero ni los fiscales ni los jueces deben de ver en ello una práctica delictiva, aunque el código penal es bastante explícito al respecto:

Código Penal

De las estafas

Artículo 248
1. Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.
2. También se consideran reos de estafa:
a) Los que, con ánimo de lucro y valiéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante, consigan una transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de otro.
b) Los que fabricaren, introdujeren, poseyeren o facilitaren programas informáticos específicamente destinados a la comisión de las estafas previstas en este artículo.
c) Los que utilizando tarjetas de crédito o débito, o cheques de viaje, o los datos obrantes en cualquiera de ellos, realicen operaciones de cualquier clase en perjuicio de su titular o de un tercero.

No hace falta interpretar mucho el artículo para darse cuenta que estamos ante una estafa sin paliativos.
En fin, que más se puede decir.