viernes, 30 de septiembre de 2016

Operación “Isidoro”: hundid el PSOE


Pedro Sánchez-Castejón, líder del PSOE
Hace unos días estalló lo que algunos habían anticipado, una guerra fratricida en el PSOE. Era lo mejor que le podía ocurrir a Mariano Rajoy. Y ocurrió. 

Pedro Sánchez-Castejón apodado por sus detractores “Pedro Nono” no solo iba a repetir su “No” a un gobierno de Mariano Rajoy, sino que además estaba trabajando en una línea muy difícil pero no imposible: sumar con Podemos y Ciudadanos, sin perder de vista a los partidos nacionalistas e independentistas. Y en esta última alternativa estaba el argumento más crítico con su gestión. “A los nacionalistas ni agua” era el mensaje de nuestro ´establishment´, que para ello desplegó toda su artillería mediática. Desde Federico Jiménez Losantos (Libertad digital) a Antonio Caño (El Pais) la campaña fue atroz.

Si es cierto que los nacionalismos en estos últimos años han tomado un rumbo algo inquietante, quizás promovido por un gobierno poco dialogante, muy soberbio y nada eficaz. Pero también es cierto que durante los últimos 40 años han sido los soportes de todos los gobiernos que no contaban con mayoría absoluta. Nunca el PP o AP apoyaron al PSOE y viceversa. Luego no deja de ser una gran manipulación el hecho de marcar una línea roja, a unas negociaciones que siempre se han dado. Fundamentalmente con PNV y la antigua CIU.

Felipe González se fuma un puro
Poco a poco las voces críticas con Pedro Sánchez fueron subiendo su tono y su detonante final fueron las declaraciones de Felipe González, antes “Isidoro”, que afirmó que Sánchez le había engañado, ya que en la segunda votación se iba a abstener, en beneficio de la candidatura de Mariano Rajoy. Inmediatamente Susana Díaz, hija política de Chaves y Griñán, realizó otras declaraciones dejando en muy mal lugar al Secretario General del PSOE. Ella es la aspirante, bendecida por las viejas glorias del PSOE. Locuaz, dicharachera y algo ´pelota´, ya que de lo contrario no estaría donde está, ve en estos momentos la oportunidad de oro para situarse en primera línea de la política nacional. Quien también puede tener una cuenta pendiente con PODEMOS, que se negó a apoyarla en Andalucía. Y solo gracias a Ciudadanos rige hoy esa comunidad autónoma.

Y de seguida, 17 miembros de la ejecutiva plantearon su dimisión para así obligar a Pedro Sánchez a dimitir y dejar el partido en manos de una gestora controlada por los críticos.

Presidentes autonómicos del PSOE que gobiernan con apoyo tácito o explícito de PODEMOS y afines

Guillermo Fernández Vara, Ximo Puig, Emiliano García Page o Javier Lambán, todos ellos presidentes de Comunidades Autónomas dirigidas por el PSOE, con el acuerdo tácito o explícito de PODEMOS, han sido algunos de “los barones” más críticos. Siguiendo así la directriz marcada por ese poder en la sombra que pretende seguir ejerciendo cuando ya debería de estar retirado, no solo de la política, sino de los consejos de administración de las empresas donde se enchufó, nunca mejor dicho, merced a su capacidad de ´lobby´ lograda tras su aventura presidencial.
Resumen de resultados del PSOE en las elecciones generales desde 1977
Han culpado también a Pedro Sánchez de tener los peores resultados del PSOE en la historia reciente, pero olvidan que ni Felipe González, Joaquín Almunia, Rodríguez Zapatero o Pérez Rubalcaba tuvieron que enfrentarse también a Podemos, que con 5 millones de votos, la gran mayoría detraídos al PSOE, hoy el resultado de Sánchez-Castejón hubiera sido muy distinto. Pretenden hacer de la mentira una verdad.

Creo, sinceramente, que los peores instintos se han manifestado y algunos, contrariamente a lo que dicen, se han alejado de los verdaderos intereses de España, que aunque solo sea por dignidad, respeto y ejemplaridad, no se puede permitir un segundo mandato de Mariano Rajoy.