jueves, 26 de enero de 2012

Un motivo más para llorar

Ayer, sin grandes sorpresas, los tribunales de justicia absolvieron a Camps y Costa de los delitos de cohecho impropio. No por esperado el veredicto, nos dejó de conmocionar a gran parte de la opinión pública. Habíamos asistido a una vista transmitida por diversos medios, radio, tv y prensa escrita. Habíamos oído conversaciones y declaraciones que te dejaban la sangre helada. Pero el jurado elegido, 9 ciudadanos -y 2 en reserva- dictaminaron que eran inocentes. Para ello sólo se necesitaban 5 votos favorables. Para el caso de haberse considerado culpables, se requerían 7 votos. El delito por el que eran juzgados, cohecho impropio, también se las traía: recibir regalos o prebendas sin que ello suponga tomar resoluciones injustas. ¡En fin! Ayer España, tuvo un motivo más para llorar.

La segunda historia, tiene que ver con Baltasar Garzón, hasta hace poco juez de la Audiencia Nacional. Se le acusa y juzga por prevaricación. Aquí no hay calificativos atenuantes de propia o impropia. El haber ordenado escuchas a las conversaciones entre acusados y abogados, le ha llevado al banquillo. No ha habido término medio, como podía ser un expediente por extralimitación de funciones o cosa parecida, ni considerando que de dichas escuchas se constataba la existencia de una red mafiosa que malversaba los caudales públicos. De nada tampoco ha valido la trayectoria valiente y ejemplar del juez que actuó contra el narcotráfico, los GAL, la ETA, la red Gürtell y otras “lindezas” parecidas, poniendo en peligro su vida y la de su familia. Estamos pendientes del veredicto, que me gustaría equivocarme y fuera absolutorio de todos los cargos, pero me temo que no va a ser así.
No es un hombre perfecto, como no lo somos ninguno, pero si es un hombre honesto y trabajador, que no se merecía el escarnio por el que está pasando.

Ya por último, la tercera historia tiene que ver con D. Iñaki Urdangarín, yerno de SS.MM. Hasta la fecha todo son indicios y evidencias de haber creado una trama empresarial para beneficio propio, obteniendo dinero de organismos e instituciones públicas y privadas. A pesar de la aparente ejemplar instrucción del caso, no se han tomado medidas cautelares como pueden ser la retirada del pasaporte o la presentación periódica en el juzgado. Es más, creo que todavía no ha ido a declarar y que la fecha fijada es para más adelante, aunque la justicia es igual para todos.

Mi conclusión de lo que está ocurriendo es que quién realmente se está juzgando ante la opinión pública es la propia justicia y el sistema. Sistema que de no ser claro, contundente y ejemplar, saldrá muy dañado. Creando un menoscabo irreparable a la credibilidad y confianza de los ciudadanos.  ¿Tendremos más motivos para llorar?

7 comentarios:

  1. No sé si todo esto es motivo de llanto, pero me temo que si lo es de indignación y crispación. En ocasiones somos tratados como auténticos descerebrados; cretinos joviales, desenfadados, felices acomodados...aprendiendo a través de la hipnopedia (con los ojos abiertos, pero dormidos). En cierto modo, parece como si nos estuvieran encaminando hacia 'El Mundo Feliz' de Aldoux Huxley.
    Acabo de ver 10 minutos de 'Gran Hermano'y...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gran razón tienes! Y como lo describes en 5 líneas.
      Saludos

      Eliminar
  2. Como bien dices el jurado fue elegido entre los ciudadanos,que luego tienen que convivir con los demas,¿te imaginas como seria su vida y la de su familia si salen condenados estos politicos?no olvidemos quien gobierna en esta comunidad.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, era de esperar que Camps saliera absuelto con un jurado popular que ya lo eligió en las últimas elecciones... El tema de Garzón, como dijo uno: "no entiendo cómo se puede juzgar a un Juez por defender los Derechos Humanos"... Es de chiste, aunque con poca gracia. El resto de "incógnitas pendientes", se pueden presagiar. Circulaba por internet estos días el siguiente mensaje: "Acusado de las descargas en internet por vulnerar los derechos de autor = 52 años de prisión; Miguel Carcaño por violar y matar a Marta del Castillo y cachondearse de la policia = 20 años (posibles 10 por homicidio)... En mi opinión el sistema ya está dañado hace ya unos cuantos años, y la cruda realidad que tan bien has expuesto Adan, con precisión, brevedad y claridad, son las consecuencias de ese daño, en todo su explendor y no las "gotas" que puedan hacer rebosar el vaso, porque el vaso ya se ha desbordado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Itzi, el sistema ya esta dañado. La diferencia en esta ocasión es que han concurrido tres casos en paralelo. Tres casos que tienen que ver con la corrupción y la política, y que dejan más evidente la subjetividad y dependencia de la justicia, que si entre ellos hubiera o transcurriera tiempo en que todo se olvida o casi. Ya hace muchos años, el entonces alcalde de Jerez de la Frontera, Pedro Pacheco, dijo: "La Justicia es un cachondeo" y estuvo a punto de costarle caro.
      Yo espero y deseo, que algunas conciencias, hartas de este espectáculo, digan basta ya y vuelvan a dar el prestigio y la objetividad que el sistema judicial requiere en todo país moderno y democrático.

      Eliminar
  4. Para acallar a los españolitos, van a hacer como que revisan esto...jajajajajaja, me da pena que las leyes sociales del sr. ZP se vayan a la basura, asi como el progreso en debates politicos y foros, tambien se van a ir al cuerno vamos como en tiempos del sr. Ansar, Viva la Justicia...(todavia no la veo) Nos estamos yendo a los años 60 y sino al tiempo;aqui el que tiene padrino se bautiza.

    ResponderEliminar