sábado, 21 de enero de 2017

La cláusula suelo



Una reciente noticia en el diario Cinco Días sobre la licitud de la cláusula suelo que recoge una sentencia de la Audiencia de Sevilla, me hizo recordar un reciente artículo de Opinión, publicado en EL ESPAÑOL, que reproduzco a continuación:



Creo que existen muchas practicas bancarias de dudosa moralidad, por no decir ilegalidad; el cobro usurero de tipos de interés superiores al 20% en los créditos con tarjeta, la inclusión de seguros y comisiones exageradas para la concesión de préstamos, los diferenciales aplicados junto con las comisiones en el cambio de moneda extranjera o las comisiones desproporcionadas por obtener efectivo en cajeros de otra red. Por citar algunos de los que ahora me vienen al pensamiento. O que decir de esos créditos hipotecarios fraudulentos que se otorgaron con tasaciones de la vivienda que superaban en mucho su valor racional, concedidas a cuarenta años y que además se hacía por encima del 100% de su valor. Práctica esta que debería haber supuesto la intervención de la fiscalía por un presunto delito de estafa continuado, donde se engañó a gente trabajadora y humilde cuya ilusión de tener una vivienda en propiedad cegaba su capacidad de análisis.
Pero justo, el politizado y judicializado interés mínimo en la concesión de hipotecas a tipo variable, conocido como cláusula suelo, me parece que es algo; lógico, normal y de razón comercial.
Me han parecido una aberración jurídica las sentencias que han llevado a la decisión de que las entidades devuelvan el interés cobrado por aplicación de esos mínimos. Mínimos que estaban situados en tipos entre el 2% y 3% que no parece sean unos intereses desproporcionados, aunque hayamos vivido, o sigamos viviendo, esa irracionalidad de que el dinero no tiene coste, propiciado por los principales bancos centrales del mundo, desde Japón a EE.UU., pasando por Europa. Y que ha llevado a una inundación de billetes a las diferentes economías con objeto de reequilibrar la masa monetaria y hacer frente a la virtualidad del dinero creado al amparo de la burbuja financiera e inmobiliaria de los primeros años del siglo XXI. Todo ello con una deuda mundial que supera ya el 320% del PIB.
Y es que la economía financiera sí se ha convertido en un monstruo capaz de devorar a la economía más solvente del mundo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada