viernes, 13 de mayo de 2016

Unidos Podemos



A veces, no tener memoria significa no decidir bien. No recordar algo puede significar que la inteligencia no procese bien la información y en consecuencia se tome una decisión incorrecta que de otra manera no se hubiera tomado.
Si nos situamos ahora en mayo de 2011, en Puerta del Sol de Madrid, cuando unos centenares de jóvenes indignados pedían una regeneración política –no más corrupción- y un sistema de economía no especulativo. En definitiva, una democracia real, no una pantomima o un sucedáneo.
Aquel movimiento rápidamente fue descalificado y llamado a sus integrantes “perroflautas” por las fuerzas más conservadoras. Al mismo tiempo se acusaba al entonces ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, de su pasividad e incluso de estar detrás de su gestación.
Solo han pasado cinco años y ya hemos visto que no. Que eran otros los que posiblemente estaban detrás.
Al año siguiente, 2012, el movimiento #15M se conocía ya como “Spanish Revolution” cuya manifestación se llevó a cabo el #12M. Para seguidamente disolverse como un azucarillo.
El Partido Popular solo llevaba unos meses en el gobierno.
A partir de entonces y de forma gradual, un joven profesor universitario, Pablo Iglesias, empezaba a ser conocido a través de los medios. Principalmente la televisión y más concretamente La Sexta.
Su discurso era ese, el de los indignados. Lo que le llevó a obtener en compañía de otros cuatro compañeros un acta de eurodiputado en mayo de 2014.
Más tarde, ya en 2015, en las elecciones locales y autonómicas, bajo distintas marcas políticas y con la incorporación de algunos “fichajes”, como la activista de la PAH, Ada Colau o la ex magistrada Manuela Carmena, obtuvieron unos resultados que les llevaron al control de algunas autonomías e importantes ayuntamientos.
Evolución del voto comunista en España
Y es a finales de 2015, el 20 de diciembre, cuando con una estrategia parecida, Podemos y sus confluencias obtienen 69 diputados con más de cinco millones de votos. Lo que lleva a su líder a pedir al PSOE, la vicepresidencia y varios ministerios importantes. Con ello sumaban 159 escaños, que les ponía a las puertas del gobierno.
Todo lo ocurrido, ya más reciente, todos lo sabemos. El próximo día 26 de junio volveremos a votar.
En esta nueva situación y quitándose definitivamente la careta, el joven profesor, busca la alianza con Izquierda Unida, donde se mimetizó el Partido Comunista Español. Ha echado sus cuentas y su objetivo es el voto socialista. Unidos Podemos, es la candidatura comunista.
"Los circulos" de Gadafhi. El Libro Verde
Asi, el comunismo que en estos últimos 40 años no obtuvo más de 23 escaños (1979) puede en esta ocasión convertirse en segunda fuerza política de España.
Todo depende de nosotros. Podemos ha copiado su estructura -los círculos- de otra ya puesta en práctica por  Muammar Al Gadafhi entre 1969 y 2011, año de su muerte, en Líbia. Donde los círculos se asemejarían a “los congresos populares de base” y la solución a la corrupta democracia de partidos que prometía en su “Libro Verde” terminó siendo uno de los regímenes políticos más dictatoriales y opacos del mundo.
En definitiva. Alguien ha creado un monstruo político en España, para dividir a su adversario. No le ha importado que este monstruo pueda llevar a la práctica métodos que pongan en peligro la libertad, el bienestar y el progreso. Algo que no se alcanza por decreto, sino con esfuerzo, trabajo, solidaridad, respeto y compromiso. 
Nadie da nada por nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada