jueves, 31 de julio de 2014

En respuesta a Daniel Lacalle


Estimado Sr. Lacalle, yo tengo una ventaja sobre usted. Le conozco dada su gran presencia en los medios especializados y no especializados. Usted a mi no.
A veces y no es la primera, me llevo las manos a la cabeza con sus análisis, pronósticos y conclusiones. Como no hace mucho tiempo con su cambio de modelo productivo.
Intercambios de tuis sobre la deuda argentina
Créame, la economía está más allá de la política, aunque en la práctica no sea así. Usted, no lo sé, estará convencido de hablar solamente en plan técnico, como supongo que lo hace su compañero J. Carlos Díez, o lo hacen Krugman, Juan Ramón Rallo o el ilustre profesor Tamames. Pero yo le puedo asegurar que no. En no pocas ocasiones usted presenta un sesgo político muy notable. Lo siento, pero yo le veo así.
Vayamos ahora al tema.
Varias han sido las veces que Argentina ha dejado de pagar su deuda (externa e interna) desde su independencia, hace casi 200 años. La última en 2001. Merced a una serie de acuerdos en 2005 y 2010, logró consensuar casi el 93% de los bonos. El resto, un 7,6%, comprados por el fondo NML en 2008 a precio de saldo, ya sea por “transferencia de cartera” como dice usted o adquiridos en el mercado secundario como digo yo, no entraron en el acuerdo.
Si bien toda la clave es una decisión del juez neoyorquino Thomas Griesa el pasado mes de junio, cuando dijo que Argentina debe dar prioridad en el pago de su deuda a NML, fijando un plazo que ya ha llegado.
De aceptar esta sentencia, Argentina se vería obligada a pagar al resto de bonistas, en las mismas condiciones que a NML, lo cual sí llevaría sin duda al impago a la nación argentina, que lleva una década cuya economía, fuertemente intervenida, no levanta cabeza.
No parece lógico ni racional, que tras una aceptación de una quita del 70%, aceptada por más de un 90% de los bonistas, pueda ser alterado ahora por una participación minoritaria, que sin lugar a duda alguna su apuesta era esa: especular. Y más grave aún, que se deje en manos de un juez norteamericano, una decisión de tal calado.
A mí siempre me ha movido el sentido común, la razón y las buenas costumbres. Y algo me dice que en esta ocasión, querer llevar a Argentina a una segura suspensión de pagos; ni es oportuno, ni es razonable ni es justo.


Artículos relacionados con el ímpago de Argentina.




Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es economista y gestor de fondos de inversión. Analista financiero internacional CIIA y post-grado por el IESE. Autor de los libros: “Nosotros, los Mercados” (Deusto, 2013) y “Viaje a la Libertad Económica (Deusto, 2013). Colaborador habitual de diversos medios de comunicación como, El Confidencial, CNBC, BBC, El Mundo, Intereconomía, 13TV, La Sexta, The Commentator, y The Wall Street Journal. Según aparece en su página web.
 

miércoles, 30 de julio de 2014

Sánchez Castejón, ¿el líder esperado?



Que en España hay hoy una falta de liderazgo es una cuestión indiscutible. Y más, creo que en el orden mundial, también. Pero veamos lo más cercano y dejemos lo más alejado.
Pedro Sánchez Castejón, Secretario General del PSOE
Recientemente, tras un período de elecciones primarias entre militantes, inédito en España, el PSOE ha elegido a su nuevo Secretario General: Pedro Sánchez Castejón (feb-1972). Un nombre que ha saltado al campo, casi sin tiempo para ponerse la camiseta. Toda una sorpresa. El apoyo recibido ha sido importante, superando claramente a sus dos adversarios, Madina y Tapias.
Es economista y profesor en la Universidad Camilo José Cela. Habla inglés y francés, lo que le aportaría, caso de ser elegido candidato a la presidencia del gobierno, un plus diferencial en la historia de España. Ningún presidente anterior hablaba inglés. Bueno, quizá Aznar en la intimidad, cuando visitaba el rancho de Bush y ponía los pies encima de la mesa. Pero eso es otra historia.
Con poco más de 40 años, Pedro Sánchez Castejón, tiene un currículo político interesante. Ha sido y es diputado nacional y fue concejal del ayuntamiento de Madrid.
Transmite simpatía y buena imagen, algo si no suficiente, sí positivo para afrontar difíciles campañas y elecciones futuras.
Su medida más polémica y sorprendente hasta ahora ha sido la negativa a votar a Jean-Claude Juncker, como presidente de la Comisión Europea, rompiendo así el pacto previo establecido entre los grupos populares y socialistas europeos.
También tiene prometidas elecciones abiertas para nombrar el candidato a presidente el próximo mes de Noviembre, si bien parece que en esta ocasión se pudiera demorar el acto, en búsqueda de un momento más propicio y estratégico para el partido. Algo que yo cumpliría sin más. Pero....
Tuit de @SanchezCastejon
Defiende el federalismo como modelo de unión entre los diferentes pueblos de España y su rica y diversa cultura. Algo que me llama la atención, pues entiendo que nuestro problema no es de régimen federal o autonómico, es de despilfarro, exceso de estructura política e ineficacia contrastada. A lo que había que sumar una clase política actual que se ha destacado por la corrupción generalizada. Y que para esto no valen buenas palabras sino hechos y compromisos claros, caíga quien caíga.
Si consigue transmitir sus convicciones declaradas, cohesiona el partido y refrenda con sus actos la política prometida, estaremos sin duda ante el líder que necesitamos. Pudiendo ser la primera vez que el Partido Socialista, coge el inicio de un ciclo de recuperación económica, con todo lo que ello conlleva.
Ha empezado la cuenta atrás.....¡A jugar!

domingo, 27 de julio de 2014

Pujol, todo por la pasta



La reciente declaración del “Muy Honorable” Jordi Pujol,  presidente de la Generalitat de Cataluña durante 23 años, ha conmocionado a la sociedad española.
Ha sido algo inaudito y solo entendible desde el deseo de disculpar a su familia y que esta disfrute un dinero de difícil justificación y sospechoso origen.
Jordi Pujol, liderando el independentismo catalán
Tanto su edad, 84 años, como el absoluto convencimiento de que no le pasará nada en vida, le han hecho dar un paso al frente y al mas puro estilo “Thatcheriano” ha dicho “he sido yo y punto”. Como si su acción fuera una razón de Estado y su decisión consecuencia de la alta política. Nada más lejos de la realidad. Es una chulería, sin más.
Con ello justifica una inmensa fortuna y su depósito en paraísos fiscales. Algo que no hace mucho tiempo negaba por activa y por pasiva, amenazando con querellarse contra los periodistas del diario “El Mundo”, en un ejercicio de hipocresía sublime.
En su momento, se argumentó que todo obedecía a un ataque político contra la pretendida soberanía o independencia catalana. Llegando a la paranoia en el caso de la mediática Pilar Rahola que tachó de puro golpismo la noticia o exclusiva del citado diario.
Nada de lo que está ocurriendo en España, es improvisado. Todo obedece a un sofisticado y elaborado guión, cuyo único fin es evitar que la justicia caiga sobre todos los responsables de este expolio que se ha producido en los últimos años, que nos ha llevado a acumular una deuda impresionante, a tener una tasa de paro insoportable, a sufrir recortes en materias tan básicas y necesarias como la sanidad o la educación y a poner en serias dificultades el sistema público de pensiones.
Casos como el de Urdangarín, que ha propiciado la abdicación del anterior rey Juan Carlos I, el de los ERES andaluces que ha llevado a la dimisión a su entonces presidente Griñan. O el caso Gürtel-Bárcenas que tiene hipotecado al gobierno de la nación y al partido que la sustenta. O las recientes sentencias condenatorias que deben de llevar a la cárcel a Matas y Fabra, en su momento ejemplos de buen gobierno, tal y como nos proclamaba entonces nuestro flamante presidente Rajoy.
Todos estos caso y alguno más, están también relacionados con este último episodio protagonizado por Jordi Pujol i Soley, al que no le ha importado tirar por la borda su honorabilidad y prestigio adquirido durante los difíciles años de la transición. Por la pasta, todo por la pasta.
Pero la sociedad española, no puede cerrar en falso hechos tan graves como los ocurridos. La regeneración, entendida como un noble deseo de futuro, también debe de ser implacable con todos estos sucesos que han llevado a situar a España en el mundo como un Estado bananero, donde la ley y la justicia no son iguales para todos. Y así, de esta ejemplaridad construir un verdadero Estado Social y Democrático, como reza en nuestra Constitución de 1978.
Por España, todo por España.

martes, 22 de julio de 2014

María Jamardo, responde



María Jamardo, presidenta de SCyD
Hace años, asistí a un taller de escritura en Salamanca, fantásticamente coordinado por el poeta local, Raúl Vacas. Recuerdo perfectamente que, por aquel entonces, estrenaba obra Susana Fortes y que preguntada por su inspiración al escribir, explicaba la necesidad de hacerlo sobre todo lo que le sucedía en primera persona, pero desde la distancia, una vez "cerrada la herida".

Personalmente comparto la posición. Considero que es mejor hablar de las cosas que nos afectan apoyados en la perspectiva del tiempo y la objetividad, en lugar de hacerlo gratuitamente y envueltos en sensaciones y sentimientos que por su propia naturaleza, suelen ser irracionales e injustos.

Es por ello que, he esperado al momento oportuno para comentar esta reflexión en voz alta y contestar, con especial interés a la última pregunta que plantea, porque conozco perfectamente la respuesta.

Sigo convencida de que "un mar en calma nunca hizo a un marinero experto", de forma que no será una tempestad (ni la primera ni probablemente la última) la que condicione los principios de una propuesta concreta como es la de SCD. Especialmente, si tenemos en cuenta que, aunque algunos quisieran, la sociedad civil tiene voz, un proyecto y existe más allá de quienes se empeñan en obviarla y desatenderla porque han olvidado que es precisamente de ella de donde nace su legitimidad y se autoriza su presencia.

Nadamos contra corriente. Cuestionamos el sistema. Entendemos la política como una vocación de servicio temporal y no como un modo de vida. Queremos devolver el protagonismo a los ciudadanos. Reformar la Constitución. Debatir sobre el modelo de Estado... ¿De verdad nos sorprende que reciban a cañonazos a una opción que pretende terminar con la mediocridad, la ineficacia y el parasitismo en España?. Yo, desde luego, no esperaba caminar por una alfombra roja.

Nos ha tocado lanzarnos a un mar revuelto e inhóspito. No importa. Cuanto más adverso, mayor el reto y más firmes en el timón. No importa si unos dicen y los otros opinan. Si unos abandonan el barco y otros suben a bordo. Si hay quien se queda en un puerto, se arrepiente y se enrola de nuevo en el siguiente. Porque SCD trasciende a las personas.
La realidad es que cuenta con las ideas necesarias y correctas y con las personas adecuadas para ponerlas en práctica y defenderlas.

Algo debemos estar haciendo bien en esta travesía si tanto se empeñan en "hundir" el barco.


7 de Mayo de 2014
María Jamardo, es presidenta de Sociedad Civil y Democracia
Nota: Comentario al artículo:  ¿Que ocurre en Sociedad Civil y Democracia?

domingo, 20 de julio de 2014

¡Qué se cumpla la ley!



Sí, este título tan simple y tan corto, encierra la solución de todos nuestros males. Desde el desempleo hasta la corrupción. Pero lo difícil y complejo es convertirlo en realidad. Ahí es donde aparecen todas las trabas habidas y por haber.
Donde la lucha de intereses, el egoísmo, la codicia, el nepotismo, el amiguismo, el clasismo, el corporativismo, la soberbia y la vanidad, hacen una utilización y aplicación torticera de la ley, que al final convierte el Estado en un patio de Monipodio cualquiera.
Si empezamos por La Constitución, vulnerada en sus propios principios, cuando se refiere a que la ley y la justicia son igual para todos, pero permite el aforamiento desmedido de algunos muchos. O cuando prima el varón sobre la mujer, en la sucesión de la jefatura del Estado. O cuando los poderes públicos olvidan el derecho de todos a una vivienda digna y permiten la salvaje especulación inmobiliaria. O cuando el salario digno y suficiente, se convierte en humillante e insuficiente.
Así podemos seguir con el Código Civil o el Código Penal, las leyes de Enjuiciamiento, el Código Mercantil o de Comercio, etc. Al final queda todo en la interpretación de uno o varios jueces, que no dejan de ser personas, que a su vez se ven sometida a presiones de una u otra índole, que con el ´maremagnum´ de leyes, reglamentos, ordenes, normas y otras directivas, convierten el arte de la justicia en un enrevesado laberinto, donde se pierde el más avezado explorador.
Así que con las más de cien mil leyes que tenemos, las que vienen de camino y las que vendrán, no haremos nunca nada, si su aplicación no es rigurosa, ejemplar y justa.
España está hoy en día constituida en un Estado de Derecho, integrada en todos los organismos internacionales, donde tienen cabida las diferentes formas de hacer política, más liberal, menos liberal, más conservadora, menos conservadora, más socialdemócrata o menos socialdemócrata y donde lo único que se requiere es eso: ¡Que se cumpla la ley!

jueves, 17 de julio de 2014

«¡Los emprendedores!»



Ya en un anterior artículo, “¡Que paguen los tontos!” exponía de forma clara y evidente, que los impuestos en España, recaen sobre la clase trabajadora. Asalariados y asimilados. Es una fuente segura de ingresos ante la falta de ideas y de compromiso por buscar una imposición fiscal equitativa, acompañada de unos servicios de inspección dimensionados al efecto, en busca de la eficiencia y con carácter disuasorio ante el fraude.
El término emprendedor encierra en si un halo de admiración. Y no es para menos. Alguien que decide emprender una actividad económica en busca de un rendimiento mayor que el que tendría como empleado por cuenta ajena, que además crea puestos de trabajo, arriesga su tiempo y su capital, merece a todas luces un reconocimiento y una recompensa a su aventura.
Hasta aquí todo correcto.
Pero cuando bajo este término se amparan los pícaros de siempre, en absoluto fraude de ley, utilizando  la forma legal de una sociedad en cualquiera de sus variantes u otros conceptos o figuras similares, con el único objetivo de ocultar rentas y de distraer impuestos, la definición de emprendedor pierde su inestimable valor y se convierte en seudónimo de defraudador.
Ayer en el diario El Pais aparecen unos datos de la Agencia Tributaria del año 2012 muy aclaratorios en cuanto a como está la fiscalidad del trabajo en España. Así, sorprende ver que la base imponible media de los asalariados es de 18.691,67 euros, mientras la base imponible media de los autónomos (¡los emprendedores!) es de 9.100,37 euros, menos de la mitad. O que el 78,94% de autónomos (¡los emprendedores!) tienen base imponible menor de 30.000 euros, o que la de un 30,44 % sea inferior a 6.000 euros. En fin, son datos que hablan por si solos sin necesidad de hacer grandes análisis. Si se invirtieran los términos y hubiera el mismo número de emprendedores que de asalariados y viceversa, a la vista de las tablas se recaudaría menos de la mitad de lo que se recauda. Con lo que el fraude se puede estimar en más menos eso, unos 30 mil millones que dejan de ingresar las arcas públicas.

(El País, 15 de Julio de 2014. Pincha para ampliar)
Al final, resulta que ¡los emprendedores! no contribuyen en la misma medida que lo hacen los asalariados o los pensionistas o los desempleados.
No es objeto de este artículo herir la sensibilidad de los buenos emprendedores, sino de denunciar a aquellos, que bajo ese eufemismo solo piensan en maximizar sus beneficios en detrimento de todo y de todos. Y serán esos, los que pongan el grito en el cielo, si alguno llega a leer este artículo.
Pero las cosas son como son y la aritmética no engaña.

domingo, 13 de julio de 2014

La refundación del PSOE



Los candidatos
Hoy el Partido Socialista Obrero Español, elige un nuevo Secretario General que posteriormente será, o no, refrendado en un Congreso Extraordinario los próximos días 26 y 27 de Julio.
Tres son los candidatos que compiten por el puesto: Eduardo Madina, Pedro Sánchez Castejón y José Antonio Pérez Tapias.
El que finalmente sea elegido tiene ante si una ardua y compleja tarea: recuperar los millones de votos que perdió en las últimas elecciones.
El PSOE, fundado por Pablo Iglesias en 1879, es con mucho el partido político más veterano de España, 135 años de historia. Que a raíz de la crisis internacional que convulsionó las estructuras económicas de medio mundo, sufrió un desapego de muchos simpatizantes en 2011. Entonces, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue el encargado de pilotar una transición que apenas ha durado tres años y que no ha resuelto la crisis, al volver a sufrir un fuerte varapalo en las recientes elecciones europeas. La sangría de votos continuó, provocando la dimisión de aquel y anunciando su salida de la política.
Alfredo Pérez Rubalcaba, que junto con otros políticos contemporáneos, ha escrito uno de los capítulos más importantes de la historia de España, ha demostrado en este reciente período un sentido de Estado y una altura de miras muy por encima de lo que sus enemigos han tratado de proyectar.
Ahora, los tres candidatos tienen ante si el reto de devolver a su lugar al PSOE. Un partido que evolucionó de la mano de Felipe González desde postulados marxistas a la social democracia y a la aceptación de la llamada economía de mercado. Una posición de centro izquierda, que sin abandonar su lucha por una mayor igualdad y una defensa de los derechos de los más necesitados, reconoció que en la libertad económica están el progreso, la estabilidad y la paz social.
Muchos también han sido sus fallos durante estos años. Pero muchos más sus aciertos. Así, el desarrollo de España en los últimos 40 años ha sido motivo de admiración mundial. 40 años de los cuales 22 han sido bajo un gobierno socialista, que en las dos ocasiones se ha visto afectado por crisis de carácter internacional, si bien esta última no tiene parangón con cualquier otra anterior.
Ahora, los múltiples casos de corrupción que afectan tanto al partido del gobierno (Partido Popular), al propio PSOE y a otras instituciones del Estado, hacen más necesario que nunca, que de esta situación salga un Partido Socialista Obrero Español, reforzado, con ideas claras, un rumbo definido y un compromiso ineludible con sus electores y el resto de los españoles.


martes, 8 de julio de 2014

Fiestas, vacaciones y salarios


(Pincha el gráfico para ampliar)

Según The Wall Street Journal, el país que más días festivos tiene al año es Japón, 16. Le sigue Corea del Sur con 15. Mientras en España las fiestas nacionales son 9 y en EE.UU., 10.
Si de vacaciones hablamos, entonces es otra cosa. En Japón, la media es de 17 días, pero los japoneses solo se toman la mitad de los días que le corresponden.

El país con más vacaciones es Rusia, 40 días incluyendo festivos; le siguen Suecia e Italia con 36, Finlandia, Francia, Noruega y Brasil, con 35 y después España y Dinamarca con 34.

(Pincha el gráfico para ampliar)
En cuanto a la jornada laboral, un informe de 2011 de la OCDE, hace las siguientes estimaciones de horas trabajadas a lo largo de un año en algunos de los países europeos que rompen con algún cliché, como el que los alemanes son los que más trabajan, cuando resulta que en muchos países, entre ellos España, la jornada laboral es más larga. Si bien la productividad no se mide por el tiempo invertido sino por la eficacia empleada durante el mismo. No por estar más horas se produce más y mejor.

(Pincha el gráfico para ampliar)
Otro tema que no se puede dejar al margen, si de niveles comparativos estamos hablando, es el salario. Tanto el salario mínimo interprofesional como el salario medio, son dos parámetros incuestionables para valorar el desarrollo y la renta disponible de una sociedad. Así, España ocupa el 9º lugar de 23 países analizados. No está mal, pero podría y debería ser mejor en términos relativos.
 



Nota: Este documento es un extracto de un informe de UGT Madrid, de Julio-14

martes, 1 de julio de 2014

Cuando la burocracia manda en la empresa

Ocurre en algunas grandes corporaciones, cuyo crecimiento ha sido extremadamente rápido, que pasaron de empresas medianas o grandes a grandes multinacionales.


El remero recibiendo instrucciones
Las líneas de producción y ventas, baluarte y vanguardia de las empresas, se ven desplazadas por la maraña burocrática que bajo el rimbombante nombre de servicios corporativos, entorpecen la gestión del día a día con papeles, normativas y procedimientos, que luego dichos servicios incumplen a la menor ocasión.

Me recuerdan al aficionado a los toros que nunca ve bien la faena y pide incansablemente al torero que se acerque más y más y más, él siempre desde la barrera, claro. Cuando por fin le coge el toro al torero, se lleva las manos a la cabeza y exclama sin ningún rubor: ¡No te das cuenta que derrotaba por la izquierda! Al final, el torero a la enfermería y el aficionado purista poniendo de vuelta y media al matador.

Y así pasa lo que pasa
El coste de estos servicios, no solo material, sino intangible en cuanto a la pérdida de eficacia y al desaliento que imponen en las organizaciones, convierten a estas en verdaderos elefantes, torpes y pesados. Su satisfacción se basa en el lujo y en la nobleza de los edificios que les suelen albergar. Suelen ser extremadamente austeros con todo lo que a ellos no les atañe. Presumen de ahorrar en bolígrafos o papel de fotocopia, mientras el desaliento y el desinterés creado, produce abundantes despilfarros en las líneas de vanguardia. Pero eso es otra historia.

Los organigramas se cruzan, se solapan, se producen choques transversales, cunde el desánimo y el desinterés.

Y es que la burocracia es el cáncer de cualquier empresa. Si no se localiza, aísla y extirpa, la metástasis llega más pronto que tarde, con todas sus consecuencias.

¿Cambiaremos algún día?