viernes, 28 de febrero de 2014

Justicia Universal



Hasta el nombre resulta pomposo. No es que me parezca mal que exista la justicia universal, no. Lo que me parece ridículo y fuera de nuestra capacidad, es que nos dediquemos a ser los justicieros del mundo. Algo para lo que no estamos ni preparados, ni tenemos medios, ni la suficiente autoridad y respeto del resto de la comunidad internacional.

La Justicia Universal, empieza por uno mismo
En principio, nuestra administración de justicia no es ningún ejemplo a seguir, más bien lo contrario. Es lenta, anticuada, embrollada y no independiente. Pero al margen de ello, erigirse en un tribunal internacional, donde no se afecte directamente ni se perjudique a un español o intereses españoles, es sencillamente absurdo, por no decir demencial.

Recientemente, parece ser la gota que colmó el vaso, una orden internacional de detención contra el ex presidente de China Jiang Zemin y el ex primer ministro Li Peng por delitos de genocidio, torturas y crímenes de lesa humanidad contra la población de la región autónoma del Tíbet, ha puesto al ejecutivo en una difícil situación. Y es que, ¿se imaginan si por una de esas casualidades de la vida, es detenido en España alguno de los dos buscados? Para que pensarlo. Mejor no.

Así que lo mejor es dedicar todos los esfuerzos en casa. Modernizar la administración de justicia, cerrar el ministerio como decía antaño su actual ministro, dimensionar la plantilla de acuerdo a estándares internacionales modernos y a las necesidades actuales, despolitizar su estructura y dar ejemplo, mucho ejemplo.

Una vez conseguido esto y con el respeto internacional debido y adquirido, podríamos colaborar en organismos de mayor extensión geográfica, con el respaldo necesario de la fuerza legítima que toda justicia de tal magnitud requiere.

Todo lo que no sea así, son tácticas de camuflaje y despiste para que no se vea la suciedad en nuestra casa.

Don Quijote, sólo hay uno. Y era un personaje novelesco del siglo XVI, hace casi 500 años. Despertemos.

jueves, 27 de febrero de 2014

Seamos serios

Mariano Rajoy, en el Debate del Estado
Ser serio no implica ser triste”, decía el otro día un personaje al que dejé de seguir en Twitter, que tras ser durante muchos años un verdadero mito para mí, me ha demostrado en estos dos o tres años “in live”  ser un gran soberbio y poco proclive a cualquier reflexión que no sea la suya.  Lo que implica la gran superficialidad del interfecto y explica también quizá, parte de lo ocurrido hace ya más de 20 años.

Pero no, no es ese el tema principal de mi artículo de hoy. Me refiero a esa falta de seriedad y de rigor, que desde hace algunos años, quizá muchos, nos demuestran sus señorías en el Parlamento.

Así estos dos días, en el Debate del Estado de la Nación vimos a nuestro presidente en un discurso absolutamente marxista (de Groucho): "¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?".

Y sí, en esta frase de Groucho Marx, se podría reflejar perfectamente lo acaecido en la tribuna de oradores del Congreso de los diputados. Y es que se podría decir que el discurso fue el discurso de la autocomplacencia, donde no faltó tampoco culpabilizar, como siempre, de todos los males a su antecesor. Como si tras dos años de gobierno no hubiera habido tiempo para encajar las cuentas públicas, reducir el déficit, dejar de endeudarse y demostrar que efectivamente antes había despilfarro y ahora no.

Ello sin menoscabo de la nefasta política laboral, que lejos de crear empleo, lo que ha producido es una inseguridad, una precariedad y una desigualdad en las relaciones empleador-empleado, como no se podía imaginar.

La economía sigue sin dar verdaderas señales de recuperación, a pesar del optimismo reinante en nuestra élite gubernativa. Algo que tras más de dos años de gobierno deberían de hacerse mirar.


¿Nos estará guiando Rompetechos?
El otro día leía en un medio que el peso de la industria española ha pasado del 23% al 18% del PIB. Algo catastrófico. No aprovechamos la recesión ni para reindustrializarnos, verdadera seña de identidad de los países modernos y capaces.
Y para más inri, nos dice el presidente: “que como Magallanes, España ha superado ya el peligroso Cabo de Hornos”.  ¡Anda que si no lo llegamos a superar, nos caemos al espacio por el polo sur!

¡Seamos serios, señor presidente!

miércoles, 12 de febrero de 2014

Introducción al Derecho: Una lección magistral


Una mañana, cuando nuestro nuevo profesor de “Introducción al Derecho” entró en la clase, lo primero que hizo fue preguntarle el nombre a un alumno que estaba sentado en la primera fila.
P- ¿Cómo te llamas?
A- Me llamo Juan
P- ¡Vete de mi clase y no quiero que vuelvas nunca más!
Juan estaba desconcertado, cuando se levantó torpemente, recogió sus cosas y salió de clase.
Todos estábamos asustados e indignados, pero nadie dijo nada.
P- Esta bien, ahora sí. ¿Para qué sirven las leyes? (preguntó de nuevo el profesor)
Seguíamos asustados, pero poco a poco comenzamos a responder su pregunta
AA- Para que haya una orden en la sociedad
P- ¡No! (contestaba el profesor)
AA- Para cumplirlas
P- No
AA- Para que la gente mala pague sus actos
P- ¡No! ¿Pero es que nadie sabe responder a esta pregunta?
AA- Para que haya justicia… (dijo tímidamente una chica)
P- ¡Por fin! Eso es…para que haya justicia. ¿Y ahora para que vale la justicia?
Todos empezábamos a estar molestos, por esa actitud tan grosera. Sin embargo, seguíamos respondiendo:
AA- Para salvaguardar los derechos humanos
P- Bien, ¿qué más?
AA- Para discernir entre lo que está bien y está mal
P- ¡Seguid!
AA- Para premiar a quien hace el bien
P- Ok, no está mal, pero…
P- Respondan a esta pregunta. ¿Actué correctamente al expulsar de la clase a Juan?...
Todos nos quedamos callados, nadie respondía.
P- Quiero una respuesta decidida y unánime
AA- ¡NO! (Dijimos todos a la vez)
P- ¿Podría decirse que cometí una injusticia?
AA- ¡SÍ! (respondimos todos con rabia)
P- ¿Por qué entonces nadie hizo nada al respecto?
P- ¿Para qué queremos leyes y reglas, si no disponemos de la valentía para llevarlas a la práctica?
P- Cada uno de ustedes tiene la obligación de actuar cuando ve una injusticia
P- ¡Todos! ¡No vuelvan a quedarse callados, nunca más!
P- ¡Vete a buscar a Juan! (me dijo mirándome fijamente)
Cuando no defendemos nuestros derechos, perdemos la dignidad, y la dignidad no se negocia.


Esta lección magistral es aplicable en todos los órdenes de la vida. Ciudadana, política, social, religiosa y familiar.
Nota: Transcribo este texto, que me llegó por e-mail, en una presentación power point. Desconozco su autor.
P:Profesor A:Alumno AA:Alumnos

domingo, 9 de febrero de 2014

El cambio de modelo productivo



D. Lacalle, nos expone sus teorías con un gráfico "ad hoc"
Ayer, en el programa de Tv “La Sexta Noche” que presenta Iñaki López, el economista Daniel Lacalle, autor de 'Viaje a la Libertad Económica' y 'Nosotros, los Mercados', nos dejaba dos afirmaciones que no dejaban lugar a duda de su visión “rajoyniana” e irreal de la economía.
En la primera, nos auguraba creación de empleo neto en los primeros trimestres del año y en la segunda, que habíamos cambiado de modelo productivo. Que este ya no se basaba en la demanda interna, sino en la exportación.
EVOLUCIÓN DEL COMERCIO EXTERIOR
Así, con un gráfico “ad hoc” donde seguían los números negativos en cuanto a la caída de la afiliación a la Seguridad Social en tasa interanual, hacía énfasis en que cada vez eran menos malos los datos. Sin reparar en que todo tiene un límite, como es el caso, donde nuestra población activa ha caído en más de tres millones durante estos años. Esto sin entrar en su propia contradicción, en cuanto que la creación de empleo requiere de tasas de crecimiento del PIB superiores al 1,5% y él en sus pronósticos nos anticipa un crecimiento del 0,9%.
EMPRESAS EXPORTADORAS E IMPORTADORAS
Pero lo que más me llamó la atención fue “El Cambio de Modelo Productivo”. Es obvio que la demanda interna ha caído, merced de la bajada real de salarios, el elevado paro, la alta presión fiscal a los ciudadanos y esa desconfianza en el futuro, que todo ciudadano normal y corriente tiene.
Que la exposición de Daniel Lacalle, iluminara el rostro de Francisco Marhuenda, lo dice todo. Ni el susodicho lo hubiera hecho mejor, en su apología del régimen en la que tanto empeño pone.
EVOLUCIÓN DE AFILIADOS A LA SEGURIDAD SOCIAL
No obstante, me he permitido consultar los datos al respecto de la Secretaría de Comercio Exterior, con objeto de comprobar la veracidad de la teoría expuesta. Y nada de nada.
A la vista de los mismos se puede determinar que, tanto el número de empresas exportadoras como importadoras, llevan tendencia creciente en la última década, algo más moderada en las empresas importadoras. En cuanto a los volúmenes de exportación e importación, ambos sufrieron un fuerte retroceso en 2009, para recuperarse en los años siguientes. Cayendo nuevamente a partir de 2012.
EVOLUCIÓN DEL COSTE LABORAL UNITARIO
Datos que nos llevan a concluir que nuestro comercio exterior no ha variado sustancialmente desde hace muchos años.
Por lo que el cambio de modelo productivo, sí lo ha habido. En tanto en cuanto que la reforma laboral ha invertido considerablemente la relación empleado-empleador, precarizando el empleo, abaratando costes salariales y desviando estos recortes para pagar la desorbitada deuda de las empresas en lo que yo llamo el canon financiero. Este es el cambio y no otro. Así podemos ver como el Coste Laboral Unitario en España, se ha reducido también, en clara divergencia con otros países de nuestro entorno.

sábado, 8 de febrero de 2014

¿Que ocurre en Sociedad Civil y Democracia?

Antes de nada debo de manifestar mi simpatía por este partido nacido desde dentro de la sociedad, sin antecedentes políticos. Un nuevo partido de ámbito nacional, integrado por ciudadanos y profesionales que nace con el objetivo de devolver el poder a la sociedad civil”, según reza en sus intenciones.

Mario Conde y, Sociedad Civil y Democracia
El congreso constituyente se celebró en Madrid, el 6 de octubre de 2012, en el Palacio de Congresos y Exposiciones. Poco después, en las elecciones gallegas de 2012, SCyD obtenía 15.990 votos, el 1,10% y ningún representante. Por delante 6 formaciones. El resultado no era muy esperanzador. A su favor, el poco tiempo disponible para una correcta presentación, a lo que sin duda perjudicó el adelanto de las elecciones en más de cuatro meses, en una clara baza electoralista de Núñez Feijóo.

Año y medio después, su fundador y presidente, Mario Conde, presentaba su dimisión de forma sorprendente y poco explicada. Pasaba a ser un simple militante.
María Jamardo

María, una gallega nacida en Pontevedra en 1979, licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, empresaria y residente en Vigo, se convertía con 34 años en la presidenta más joven de un partido político español con ambición nacional. Rodeada de un joven e ilusionado equipo, afrontaba la difícil tarea de poner un rumbo estable y determinado, luchando en contra de “las tempestades y los temporales”. Algo que no se presentaba fácil.

Así manifestaba entonces: "Nunca un mar en calma, hizo a un marinero experto".

Pero hace dos días, la noticia de su dimisión y una posible disolución del partido saltó a los medios.

La presidenta se dirigió por carta a sus compañeros y militantes, agradeciéndoles la confianza depositada en ella, presentando su dimisión y sintiendo que una propuesta suya que buscaba un debate maduro y sereno sobre la formación, hubiesen causado algunas reacciones incomprensibles. De esta forma también desconvocaba la asamblea fijada para este sábado 8 de febrero, en la que su punto 1º era la propuesta de disolución de SCyD.

Algunos tuis de Mario Conde, el pasado día 5.
El día 5, Mario Conde en su cuenta de Twitter era tajante: “La asamblea ha sido desconvocada. SCD sigue. El 8 de Marzo decidirá. Cada individuo es libre de irse a donde quiera”. Al día siguiente publicaba un post “¿Por qué ese empeño en publicar que SCD se disuelve cuando no es verdad?"

¿Qué había pasado entonces?

En menos de 2 años, hemos asistido a una fundación, una dimisión, una elección, un intento de disolución, otra dimisión y ahora….¿otra elección?
En fin, si parecía que tenía razón María Jamardo, en lo de “el temporal y la tempestad” que en esta ocasión nos la ha arrebatado de la escena.

De todas formas,¡Buena Suerte, María!

domingo, 2 de febrero de 2014

En la buena dirección



Rompetechos
Este ha sido el eslogan del Partido Popular en la convención celebrada este fin de semana en Valladolid.
Antes de nada me gustaría destacar esa foto tan significativa de lo que es el concepto de partido y democracia para algunos o algunas. El marido de Mª Dolores de Cospedal, secretaria general y presidenta de Castilla La Mancha, se sienta a su lado, dos puestos a la derecha de Mariano Rajoy.
La verdad que el mensaje no podía estar peor elegido, en un momento que la persona en cuestión está siendo investigado por presuntos cobros irregulares. Es todo un desafío.
¿Vamos en la buena dirección?
Evolución del Coste Laboral Unitario
Todo apunta de momento a que no. Según la EPA del cuarto trimestre, en dos años de gobierno del PP el paro ha aumentado en 631 mil personas más. Al mismo tiempo que la población activa se ha visto disminuir en 353 mil personas. Datos malos, sin discusión alguna. Si además tenemos en cuenta, que el coste laboral unitario entre 2009 y 2012 ha caído un 5,65%, mientras en Alemania ha crecido un 3,05%, podemos concluir que toda la reforma laboral solo ha valido para despedir más y mejor. Y que la mejora de la productividad se ha conseguido en base a la bajada de salarios y al aumento de los precios. Empobreciendo aún más a la sociedad española. Todo un disparate económico.
Mª Dolores de Cospedal, flanqueada por su marido y Rajoy
También ha sido una convención por la unidad del partido. Ya que destacadas figuras del mismo, han declinado asistir y alguna incluso a presentarse en las listas para la próxima cita europea.
Si a esto añadimos la aparición de un nuevo partido -VOX- fruto de una escisión anunciada, donde personas referentes de la resistencia al terrorismo como Ortega Lara o Santiago Abascal, han denunciado el cambio de rumbo de su anterior partido y el incumplimiento de su ideario y programa electoral, nos encontramos ante un espectáculo de autobombo, propio de regímenes autocráticos, que muchos españoles pensamos habían pasado a mejor vida.