sábado, 29 de junio de 2013

¿Un Golpe de Estado?




Eso parece. La reciente iniciativa de nuestro ministro de Justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, tiene todas las propiedades. Es incruento, pero no por ello indoloro.

Alberto Ruiz-Gallardón
Con 183 votos a favor, todos del PP, y 140 en contra, el Congreso ha aprobado definitivamente el proyecto de ley orgánica que modifica la estructura y el funcionamiento del órgano de gobierno de los jueces que, según la oposición, consigue el objetivo del Gobierno de convertir el C.G.P.J. "en una delegación del ministerio al servicio del Ejecutivo". Ya no hay dudas.

Montesquieu ha muerto”, frase pronunciada por Alfonso Guerra, se ha hecho realidad años después. Si alguna duda quedaba, ha quedado disipada. Esta vez ha venido de la mano de alguien que en su momento,  sostenía desde su cargo de senador del PP, entonces en la oposición, que el Ministerio que hoy ocupa «necesariamente» tenía que desaparecer.

Se dirigía al ministro de Justicia, el socialista Enrique Múgica, en los siguientes términos: «Nuestro grupo cree que cualquier reforma que se plantee en el futuro tiene que pasar necesariamente por la desaparición del Ministerio que usted encarna. Mientras siga existiendo el Ministerio de Justicia, es difícil que desaparezca la burocratización en la Administración; mientras siga existiendo el Ministerio de Justicia, es difícil que aparezca una posible racionalización en cuanto a la administración no ya de los medios personales sino también de los medios materiales necesarios para desarrollarla; mientras el Ministerio de Justicia no desaparezca, es muy difícil llevar a cabo una labor de Administración de Justicia independiente». Ver el artículo de El Mundo.

Si, es la misma persona que siendo presidente de la Comunidad de Madrid, creo una ley de contratación pública en los sectores de la energía, el agua y los transportes, que le permitía adjudicar sin concurso ni concurrencia, obras y servicios. Con presupuestos inflados y ningún control. El que por dos veces, en plena crisis, ha querido que Madrid fuera sede olimpica para justificar "el gran despilfarro".


El mismo que ha dejado el Ayuntamiento de Madrid en estado de quiebra, donde ya los bancos no quieren saber nada de sus certificaciones y reconocimientos de deuda.

Ruiz-Gallardón, visita el "Gran agujero"
Es el mismo, que en una zona de Madrid de alta representatividad, Cuatro Torres Business Área; embajadas, hoteles, restaurantes, oficinas, nos ha dejado un gran agujero, sin solución de continuidad.

Justo el mismo, que aspira a ser sucesor de Mariano Rajoy. 

El que ha enervado todo el sistema judicial español, con sus ocurrencias y reformas.

Sí, el mismo, que ayer suscitaba dudas de ser el objeto de las amenazas de Bárcenas, cuando poco antes de ser llevado a la cárcel de Soto del Real, afirmaba: “El socialista me va a encontrar”. ¿Socialista?

El mismo que, junto a su compañero Wert, cada vez que promociona una iniciativa legislativa, crea una verdadera convulsión en la sociedad española.

¿Cuánto habrá que aguantarle? ¿Lo soportará España? ¿Nos arruinará antes?

jueves, 27 de junio de 2013

¡Una beca por favor!



Wert, en la entrega de premios 2013
De nuevo el ministro Wert, nos ha “deleitado” con otra ocurrencia. Él, junto a Ruiz Gallardón, están consiguiendo lo nunca visto. Qué todos los implicados dentro de la política de su competencia, rechacen tajantemente las innovaciones legislativas de uno y otro. Lo nunca visto.

En esta ocasión,  ¿en vías de rectificación?, al ministro Wert no se le ocurre otra cosa que establecer un mínimo de nota para poder acceder a una beca. El escándalo y la polémica, han sido monumentales. Hasta el propio presidente, parece que ha llamado al orden al ministro por su “feliz ocurrencia”.

Y es que si pensamos un poco, solo un poco, ¿era necesario introducir tal reforma o criterio de evaluación? Yo creo que no.

Notas de Mariano Rajoy
Si el principal requisito para acceder a una beca es el nivel económico familiar o renta disponible, bastaría con que la oferta y demanda de becas se equilibren en base a la nota, de una forma implícita. Es decir, si hay mil becas ofertadas y 1500 solicitadas, lo lógico es que se adjudiquen las mismas a los mil solicitantes que mejor nota tienen. Otra cosa es que se garantizara la beca a partir de una nota. ¿O sí hay becas para todos los que superen el 6,5?

Todo apunta a que se trata de una medida discriminatoria, que perjudica a los que menos recursos tienen, en aras de una supuesta excelencia, que no es tan excelencia entre un 5 y un 6,5.

Al final lo que concluyo, es que se trata de liar las cosas, que como todo está tan tranquilo se necesita crear algo de tensión. Y así distraer al personal.

¿Cuándo dimitirá?

lunes, 24 de junio de 2013

Silbidos y abucheos


La reina Sofia en el auditorium
Mucha importancia, bajo mi punto de vista, se está dando a una manifestación espontánea de descontento por parte de los asistentes al auditórium. La reina Sofía fue recibida entre silbidos, pitos y abucheos, con algún aplauso. Falta de educación y respeto es el argumento más utilizado para descalificar esa manifestación. Algo en lo que se puede estar de acuerdo sino fuese porque mayor falta de educación y respeto a los españoles, fue aquella visita a la clínica de la agraviada junto a su yerno, acusado de cometer diversos delitos y fraudes arropado por su condición de miembro de la casa real. Algo que fue merecedor de aquel artículo que escribí ¡Qué vergüenza!

Los reyes, en España y otros países de régimen monárquico, representan la más alta institución del estado junto a la bandera. En nuestro caso además, el rey es el máximo jefe de las fuerzas armadas y entre sus funciones tiene las de moderar y arbitrar el funcionamiento regular de las instituciones. Su persona es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Su esposa la reina, no goza de estas prerrogativas.
 
Es y ha sido evidente, que nuestras instituciones han hecho agua por todos los lados. El propio monarca recientemente tuvo que pedir perdón públicamente ante unos hechos que alarmaron a la sociedad, por su escasa ejemplaridad. Uno de los miembros de la familia real está siendo investigado por meter mano en los caudales públicos y no ha ingresado en prisión debido a su condición. La esposa de este, la Infanta Cristina, ha creado serias dudas ante la opinión pública también, por su ignorancia en los tejemanejes de Iñaki Urdangarín. Y ahora, con todo el pastel descubierto, lejos de sentirse engañada y utilizada por su marido, cierra filas con este y lo defiende a “capa y espada”.
 
La corrupción ha hecho su aparición en otras instituciones. Hay políticos de uno u otro lado del espectro nacional, imputados por sus acciones delictivas, que se pasean impunemente después de haberse llevado el dinero. Durante más de diez años y al amparo de la burbuja inmobiliaria, se han detraído más de cuatrocientos mil millones de la riqueza nacional, que han ido a parar a manos de políticos e intermediarios. Hoy su cara más amarga se ve en las filas del paro, donde más de seis millones de españoles no encuentran un puesto de trabajo y en consecuencia un modo de vida digno y necesario, como refleja también nuestra Constitución de 1978.
Los rifirrafes judiciales, las carencias de la Agencia Tributaria, el bajo perfil de los políticos, los fraudes y estafas bancarias, son otros ingredientes de este plato tan desagradable que los españoles nos comemos cada día, sin que se hable de falta de respeto y educación por parte de sus autores.
 
¡Es tan grave entonces esa muestra de descontento y reivindicación simbolizada en unos abucheos y silbidos! ¡Por favor, respeto sí, pero a los españoles!

jueves, 20 de junio de 2013

Una justicia objetiva, ágil y eficaz



Visto para sentencia
A la Justicia se le considera la primera de las virtudes de una sociedad. Que la justicia sea objetiva, ágil y eficaz, depende de muchos factores. Entre ellos los más notables serían:

El primero, la existencia de poderes realmente independientes. Algo que en España cada vez es más evidente y notorio que no existe. La interacción de unos y otros es manifiesta. Se confunde colaboración con intromisión.

En segundo,  la imperiosa necesidad de una simplificación y refundido legislativo,  con  una cantidad proporcionada de  leyes, suficientemente claras y concisas, que evite tanta interpretación personal y tanto subterfugio. Más de cien mil leyes forman el cuerpo de nuestro ordenamiento jurídico ¿No es absolutamente exagerado?

En tercer lugar, la agilidad necesaria en los procesos, sin perder ese principio de ver las cosas tras un conveniente periodo de reflexión y lejos del momento en que acaecen, sin que ello signifique demoras en los trámites de años y años, perdiendo la eficacia de su aplicación y su función de ejemplaridad.

En cuarto lugar, la necesaria y tan solicitada modernización de las oficinas judiciales, que sin perjuicio de mantener aquellas pautas irremplazables, permita incorporar las nuevas tecnologías en todo su desarrollo.

Manuela Carmena
Y en quinto y último lugar, acabar con todas esas prácticas, que ya en su día denunció Manuela Carmena (1), en su excelente libro “Crónica de un desorden (Alianza Editorial. 1997)”. Y que casi 20 años después, parecen seguir siendo habituales.

La voluntad de acometer y solucionar estos lastres que arrastra nuestro sistema judicial desde hace muchos, muchos años, significaría que de verdad la sociedad española tiene establecido un estado parlamentario, democrático y social. Por que sin Justicia no hay Estado.

Y es que no  hay día que no nos desayunemos alguna noticia que deja muy en entredicho al sistema judicial. Hemos convertido a los jueces en estrellas mediáticas, aplaudidas por unos y denostadas por otros.  Así vemos como un juez es cuestionado y desautorizado en su instrucción, un fiscal actúa de defensor de un imputado, recurriendo el auto del juez instructor o un más que presunto delincuente se pasea como si nada o inclusive chantajea a la justicia
¿Hasta cuando?


(1) Manuela Carmena, ex-magistrada; fue abogada laboralista, jueza de vigilancia penitenciara y decana de Madrid, así como vocal del Consejo General del Poder Judicial.

martes, 11 de junio de 2013

Las razones de Aznar



José Mª Aznar, en el club Siglo XXI
Tras su polémica entrevista en Antena 3 Tv, matizada en su posterior visita al Congreso, ayer el expresidente José María Aznar, dio una conferencia en el prestigioso club Siglo XXI.

Yo la definiría como “El sueño que yo viví o la España que no existió”.

En su primera parte, ensalza la transición del régimen del general Franco al sistema de monarquía parlamentaria y define como cinco transiciones diferentes pero ligadas entre sí.  Aquí creo confunde las partes con el todo, pero no está mal para llamar la atención.

A continuación, relata los acontecimientos internacionales, como el final de la guerra fría, la caída del muro de Berlín con la consiguiente reunificación alemana, la globalización y el cambio demográfico español. Con ello trata de desprestigiar la época de gobierno socialista de Felipe González para inmediatamente reivindicar al centro-derecha como la fuerza política que sí supo, durante su mandato, aceptar y vencer todos los desafíos. La alternancia que se produce en 2004, sin “entrar en detalles”, lo califica como un proceso “interrumpido y revertido". Obviando que tanto en las elecciones de 2004 como en las de 2008, fueron más de once millones de votos los que avalaron al PSOE. Cifra nunca alcanzada por el PP en nuestra historia reciente. No deja tampoco de arremeter contra los socialistas y los nacionalistas, como causantes de todos los males del sistema autonómico, olvidando que durante su mandato se cedieron más competencias que durante cualquier otro. Y también que siempre, todos los gobiernos, todos, negociaron con los terroristas.

Luego hace un ejercicio retorcido de cálculo, al presentar números parciales y absurdamente agregados para proclamar que el Partido Popular es el partido más votado de los últimos 25 años. Algo evidentemente subjetivo y torticero, pues el tiempo que el Partido Popular ha gobernado hasta ahora desde 1978, no llega a 10 años, el PSOE, 21 y UCD, 4. O sea en 35 años, desde que se aprobó la Constitución ha gobernado sólo el 29% del tiempo, frente al 60% del PSOE. Así pues, Luis Mª Ansón, poco sospechoso de ser de izquierdas, definía no hace mucho a Felipe González, como el mejor político español del siglo XX. Ahí queda eso.

A continuación afirma la indisolubilidad de España, la firmeza de los pactos alcanzados anteriormente, la necesidad de reformas que afiancen la democracia, flexibilizar y estabilizar la economía, así como encontrar nuestro lugar en Europa. Nada nuevo bajo el sol.

En definitiva, se trata de un discurso de autoalabanza, de nostalgia por lo que fue, ya no es y que probablemente quiera volver a ser. Olvidándose de que su mandato, sobre todo el 2º período, fueron el autoritarismo y la arrogancia los protagonistas políticos. Que la economía funcionó en base a un modelo erróneo y especulativo, donde la construcción, sobre todo inmobiliaria, fue su motor y cuya inercia llevó el modelo hasta 2007, tres años después. Que entraron al calor de la burbuja 5 millones de extranjeros, casi el mismo número de parados que hoy tenemos.

Y ya por último, que no haga mención expresa a ninguno de los graves casos de corrupción, que han salpicado todos los estamentos del Estado y que incluso en alguno de ellos existen indicios de afectarle a él, directa y personalmente, no deja de ser cuanto menos curioso y sorprendente.

Hoy en Twitter, intercambié algún tuit con Antonio Camuñas, reconocido profesional de gran prestigio y de gran experiencia internacional. He aquí, sin comentarios.

domingo, 9 de junio de 2013

12 expertos muy expertos



La ministra Bañez, orgullosa de sus expertos
Sí, el gobierno de la nación presidido por Don Mariano Rajoy ha convocado a 12 expertos para que le informen sobre el futuro de las pensiones y la sostenibilidad de las mismas. No había entre los millones de funcionarios y los miles de abogados, economistas, ingenieros y otros especialistas de la Administración General del Estado u otros entes similares, nadie con capacidad de informar al respecto.


 Señor Rajoy ¿tan inútiles considera usted a los funcionarios españoles?

No voy a ser yo el que defienda el actual sistema de pensiones, tal y como está planteado. Pero de esto a crear un sistema ininteligible y amorfo hay una gran distancia.

Los trabajadores, a lo largo de sus años realizan una aportación – vía cuotas de la Seguridad Social- para que en el futuro tengan garantizado una prestación. Que las circunstancias coyunturales, demográficas y sociales, inviten a un reestudio de su idoneidad, no conlleva aplicar con carácter retroactivo ningún recorte. Todo se debe de hacer a futuro, conociendo todos las reglas del juego antes de su comienzo. Este debe ser el gran principio de su formulación.

Mirar a Europa y sus diferentes sistemas, obliga también a comparar otros factores de suma importancia, como son su poder adquisitivo, su fiscalidad real y su grado de bienestar. Y como no, el grado de corrupción de sus políticos.

Más allá de la coyuntura, la esperanza de vida debe de ser el factor más a tener en cuenta. No lo dudo. Una simple regla de tres hace inviable trabajar 35 años y cobrar 20 de pensión. Pero esto no es algo nuevo. Es algo que se viene produciendo desde hace muchos años y no se ha hecho nunca nada. Luego se viene a demostrar la ineficacia y la ineptitud de nuestra clase política dirigente, que solo se alarma cuando “el incendio es casi inextinguible”.

No obstante, el crear un sistema justo y sostenible, no es ninguna tarea difícil. Probablemente, cualquier alumno de bachillerato o en primeros cursos de Economía, Ingeniería o Derecho, establecería un sistema coherente y desarrollable, sin necesidad de tanto experto, que no deja de ser una coartada absurda, irrespetuosa e ilógica.
Jubilados, un tanto estupefactos

Poco han cambiado las cosas desde el llamado “Pacto de Toledo (1995)” donde las fuerzas políticas acordaron el cómo, el cuándo y el dónde del sistema público de pensiones. Solo una crisis económica sin precedentes, no creada ni alentada por los trabajadores, sino por delincuentes de “cuello blanco” con la anuencia de las autoridades, que han detraído en poco más de doce años cientos de miles de millones de euros de riqueza nacional, nos han llevado a esta situación.

Tampoco voy a entrar en la procedencia, intereses o ideología de unos u otros expertos, sino en lo absurdo de su convocatoria, que es la que determina la incoherencia de un gobierno perdido en el mar de las dudas, las improvisaciones y las mentiras.

Otro paso más en la “Desindexación de la Economía Española”, cuyo único y perseguido objetivo es la detracción de riqueza de la sociedad española en pro del capitalismo salvaje y codicioso.

Así, como si de una película se tratara “12 expertos muy expertos” me recuerda a aquella llamada “Dos tontos muy tontos”. Donde los tontos somos nosotros, millones de trabajadores y asimilados.

sábado, 8 de junio de 2013

El caso Blesa



Miguel Blesa, ex-presidente de Caja de Madrid
Esta semana, el juez instructor ha vuelto a decretar la prisión, esta vez incondicional, de Miguel Blesa, presidente durante casi 14 años de Caja de Madrid, hoy transformada en Bankia, tras el enorme agujero detectado en sus cuentas, que ha requerido la inyección de capital público por 23 mil millones de euros (casi 4 billones de las antiguas pesetas).

La polémica estalló inmediatamente. Una parte de la opinión pública, aleccionada por los medios afines, apuntaron contra el juez. Algo insólito, que solo tiene antecedentes parecidos en Gómez de Liaño (Caso Prisa), Bermúdez (Gürtell-Bárcenas) o Garzón (Gürtell) que han sido objeto de ataques parecidos al del juez Silva, terminando con la inhabilitación del juez en dos de ellos.

Los medios adiestrados y otros no tan adiestrados, rápidamente han sacado a
Certificado del CGPJ sobre el juez Silva
colación unas diligencias pobres, falta de indicios y pruebas razonables, animadversión, figura polémica y expedientada del magistrado, etc. Todo tratando de mirar el bosque detrás de un árbol, con la nariz pegada al árbol. Olvidando que el juez José Elpidio Silva es el juez natural, mintiendo sobre su historial de expedientes disciplinarios y obviando la ley de enjuiciamiento criminal, título III, artículos 502 a 519, en los que el magistrado basa su decisión y que no dejan lugar a dudas. Más, teniendo en cuenta la petición de la acusación particular ejercida por el sindicato “Manos Límpias”.

No deja de ser también curioso y paradójico, que se acuse al juez y se le otorgue al acusado la presunción de inocencia. ¿En que país estamos?

Desconozco como es lógico, si el señor Blesa es o no culpable de algún delito, pero no desconozco que la entidad presidida por él, ha necesitado de 23 mil millones de euros de ayuda pública, ayuda que a su vez ha tenido que ser pedida a Europa. Tampoco desconozco que durante su etapa la política crediticia en algunos casos ha sido algo más que alegre. Ni tampoco desconozco que gozaba de un sueldo más que elevado para ser rector de una entidad pública. Luego, el sólo hecho de la descapitalización de la antigua Caja de Madrid, debería de ser más que suficiente para pedirle declaración detallada y justificada de todos y cada uno de los movimientos que pudieron originar tamaño agujero al erario público. Desde los créditos a Martinsa hasta la compra del banco de Miami, pasando por los otorgados a Díaz Ferrán, CC.OO. y tantos otros. Así como los generosos ´bonus´ otorgados a sus directivos tras dejar la entidad en quiebra.

José Elpidio Silva, juez-magistrado
En consiguiente, ¿por qué se quiere manipular a la opinión pública ante el mayor desastre financiero de la historia de España, tratando de desprestigiar al juez? Tomando parte la fiscalía en el recurso al auto de prisión y avalando el ministro de Justicia, Sr. Gallardón, dicho recurso. ¿Ese es el respeto a la justicia, que tanto se proclama?

Como todos sabemos, allá por 1993, Mario Conde, un banquero cuyo dinero sí lo tenía invertido en su banco, fue objeto de una contumaz persecución que acabó con él en la cárcel. De nada valió el apoyo incondicional de uno de los mayores bancos del mundo, que daba crédito a su gestión. La acusación por el desvío de dinero en el llamado caso “Argentia Trust”, la inédita revisión de la pena de 10 a 20 años por el Tribunal Supremo, con el posterior dictamen del Comité de Derechos Humanos de la ONU, reconociendo la vulneración de derechos fundamentales, no impidieron el cumplimiento de la condena. Entonces y ahora, ni un solo medio salió en su defensa. Hasta hoy. ¿Por qué?
Memoria histórica.

sábado, 1 de junio de 2013

Bankia, ¿la estafa continua?



Rodrigo Rato, el primer día de cotización de Bankia
El 20 de julio de 2011 Bankia salía a Bolsa a un precio de 3,75 euros por acción con un importante descuento, según sus gestores, pues antes se había fijado un precio de 5,05 euros como precio máximo para el tramo minorista. Un total de 1.732.572.253 acciones de 2 euros de valor nominal representaban su capital, que posteriormente en abril de 2012 se aumentó hasta 1.993.963.354 acciones de igual valor. Así parecía ponerse fin a uno de los mayores escándalos financieros de la historia de España.

Rodrigo Rato, su nuevo y flamante presidente, parecía haber sido el autor del milagro. Antes, Miguel Blesa en Caja de Madrid (1838) durante 14 años, la primera caja de ahorros de la Comunidad de Madrid y la 2ª de España, junto con  Bancaja (1878) la primera caja de la Comunidad Valenciana presidida por José Luis Olivas durante 7 años y otras cajas de menor entidad, habían generado un agujero de dimensiones inimaginables entonces.

Pero el 7 de Mayo de 2012, nueve meses después, Rodrigo Rato presentaba su dimisión y cedía el testigo a José Ignacio Goirigolzarri. Desde entonces los acontecimientos se sucedieron con una rapidez asombrosa.
Rato da la alternativa a Goirigolzarri
El pasado día 16 de abril, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) dictaminaba que Bankia, participada por el FROB en un 48,045% a través de BFA, necesitaría una inyección de capital de quince mil quinientos millones de euros (15.500.000.000€) aproximadamente.

En este contexto, se determinó adoptar los siguientes instrumentos de reestructuración:
-Reducción del capital social mediante la reducción del valor nominal de las acciones a un céntimo de euro (0,01 €) y la modificación estatutaria consistente en aumentar el valor nominal de las acciones mediante la agrupación de las mismas (contrasplit).
-Amortización anticipada total de las obligaciones convertibles contingentes emitidas por Bankia, S.A., en ejecución de la Resolución de la Comisión.
-Aumento de capital con derecho de suscripción preferente hasta diez mil setecientos millones de euros (10.700.000.000€).
-Acciones de gestión de instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada.

Así el 19 de Abril se pasó de un capital social de 3.987.926.708 euros a otro de 19.939.633 euros, que la posterior ampliación de capital del 24 de Mayo lleva a 11.517.328.544 euros representado por idéntico número de acciones de 1 euro de valor nominal.
Acciones que se emiten a un precio de emisión de 1,3526 euros por acción, de los que un euro (1) corresponde al valor nominal y 0,3526 euros a la prima de emisión.
Valor que sirve pues de referencia para el canje de tenedores de acciones preferentes y otra deuda subordinada.

Así pues, 7.910.324.072 acciones nuevas son emitidas por la Sociedad en el marco del aumento de capital con derechos de suscripción preferente; y las 3.587.064.839 nuevas acciones emitidas por la Sociedad en el marco del aumento de capital llevado a cabo para atender la recompra obligatoria de los valores de deuda subordinada e instrumentos híbridos.
Cotización de Bankia (Gráfico de Visual Chart)
Otra vez parecía haberse acabado con este escándalo financiero, cuando el día 23, se negocia un volumen de 49.393.172 acciones, casi 2,5 veces las acciones en circulación.
Repitiéndose los días 24 con 32.952.400 y el 27 con 34.511.549. Así el día del estreno se negociaron  226.452.492 cerrando con un precio de 0,57 € por acción. De forma que los suscriptores de las nuevas acciones habían perdido en 4 sesiones 0,78 euros, más de la mitad del capital invertido.

La CNMV avisaba de que iba a investigar que había pasado. Cuando lo que había pasado no era nada más que algunos avezados y ventajistas jugadores había vendido al descubierto tres días antes de que las nuevas acciones comenzasen a cotizar.

Mientras, el presidente de Bankia, decía no entender nada. Y fijaba el precio de la acción entre 0,70 y 0,80 euros de acuerdo con las cotizaciones respecto del valor en libros de otras entidades financieras cotizadas.

Pero a mí me han quedado algunas dudas:
1ª) ¿Cómo es posible que moviendo sólo el 1,01% del futuro capital en tres días se produzca un menoscabo de tal magnitud?
2ª) ¿Por qué no impide el FROB, como máximo accionista, esa maniobra especulativa y tan contraria a los intereses de los minoritarios?
3ª) ¿Por qué el Sr. Goirigolzarri ve adecuado el valor de la acción tras la caída y pocos días antes la habían valorado en más del doble?
4º) ¿Por qué la CNMV dice que va a investigar si al parecer la regulación permite la venta al descubierto tres días antes de comenzar la cotización, si los valores ya están anotados en la cuenta.

En fin, otra maniobra rara y pensada para engañar nuevamente a personas que había puesto su confianza en Bankia y en las autoridades regulatorias, como la CNMV y el Banco de España, más preocupado este último en meterse en competencias que no tiene, haciendo recomendaciones de política económica y laboral.
En definitiva, seguimos con esta historia tan escandalosa. ¿Hasta cuando?