martes, 11 de junio de 2013

Las razones de Aznar



José Mª Aznar, en el club Siglo XXI
Tras su polémica entrevista en Antena 3 Tv, matizada en su posterior visita al Congreso, ayer el expresidente José María Aznar, dio una conferencia en el prestigioso club Siglo XXI.

Yo la definiría como “El sueño que yo viví o la España que no existió”.

En su primera parte, ensalza la transición del régimen del general Franco al sistema de monarquía parlamentaria y define como cinco transiciones diferentes pero ligadas entre sí.  Aquí creo confunde las partes con el todo, pero no está mal para llamar la atención.

A continuación, relata los acontecimientos internacionales, como el final de la guerra fría, la caída del muro de Berlín con la consiguiente reunificación alemana, la globalización y el cambio demográfico español. Con ello trata de desprestigiar la época de gobierno socialista de Felipe González para inmediatamente reivindicar al centro-derecha como la fuerza política que sí supo, durante su mandato, aceptar y vencer todos los desafíos. La alternancia que se produce en 2004, sin “entrar en detalles”, lo califica como un proceso “interrumpido y revertido". Obviando que tanto en las elecciones de 2004 como en las de 2008, fueron más de once millones de votos los que avalaron al PSOE. Cifra nunca alcanzada por el PP en nuestra historia reciente. No deja tampoco de arremeter contra los socialistas y los nacionalistas, como causantes de todos los males del sistema autonómico, olvidando que durante su mandato se cedieron más competencias que durante cualquier otro. Y también que siempre, todos los gobiernos, todos, negociaron con los terroristas.

Luego hace un ejercicio retorcido de cálculo, al presentar números parciales y absurdamente agregados para proclamar que el Partido Popular es el partido más votado de los últimos 25 años. Algo evidentemente subjetivo y torticero, pues el tiempo que el Partido Popular ha gobernado hasta ahora desde 1978, no llega a 10 años, el PSOE, 21 y UCD, 4. O sea en 35 años, desde que se aprobó la Constitución ha gobernado sólo el 29% del tiempo, frente al 60% del PSOE. Así pues, Luis Mª Ansón, poco sospechoso de ser de izquierdas, definía no hace mucho a Felipe González, como el mejor político español del siglo XX. Ahí queda eso.

A continuación afirma la indisolubilidad de España, la firmeza de los pactos alcanzados anteriormente, la necesidad de reformas que afiancen la democracia, flexibilizar y estabilizar la economía, así como encontrar nuestro lugar en Europa. Nada nuevo bajo el sol.

En definitiva, se trata de un discurso de autoalabanza, de nostalgia por lo que fue, ya no es y que probablemente quiera volver a ser. Olvidándose de que su mandato, sobre todo el 2º período, fueron el autoritarismo y la arrogancia los protagonistas políticos. Que la economía funcionó en base a un modelo erróneo y especulativo, donde la construcción, sobre todo inmobiliaria, fue su motor y cuya inercia llevó el modelo hasta 2007, tres años después. Que entraron al calor de la burbuja 5 millones de extranjeros, casi el mismo número de parados que hoy tenemos.

Y ya por último, que no haga mención expresa a ninguno de los graves casos de corrupción, que han salpicado todos los estamentos del Estado y que incluso en alguno de ellos existen indicios de afectarle a él, directa y personalmente, no deja de ser cuanto menos curioso y sorprendente.

Hoy en Twitter, intercambié algún tuit con Antonio Camuñas, reconocido profesional de gran prestigio y de gran experiencia internacional. He aquí, sin comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario